Publicado: Lunes 23/06/2014

La Infanta Cristina será procesada por el juez Castro

La infanta Cristina será finalmente acusada por el juez Castro por blanqueo de capitales y cooperación en los delitos fiscales cometidos por su marido, Iñaki Urdangarin, según avanza hoy el diario El Mundo, adelantándose al comunicado oficial que “previsiblemente” hará el juez este miércoles.
Según El Mundo, los delitos por los que la infanta podría acabar siendo hallada culpable le depararían hasta 11 años de cárcel, sin embargo, de confirmarse finalmente el procesamiento, la Fiscalía recurriría la decisión judicial, del mismo modo que ya recurrió la imputación.
También podría retrasarse el proceso a Cristina de Borbón si Urdangarin decidiera testificar para autoinculparse, quien además, según el mismo diario, habría ofrecido devolver al cantidad defraudada a cambio de quedar libre de los delitos fiscales, algo que la Fiscalía no habría aceptado.

La Infanta Cristina será procesada por el Juez CastroEl juez instructor José Castro ha asegurado hoy que “previsiblemente, pasado mañana”, el miércoles 25 de junio, haga público el auto de pase a procedimiento abreviado del caso Nóos, en el que se conocerá si mantiene la imputación a la infanta Cristina por supuesto delito fiscal, así como su decisión también respecto a los demás imputados, entre los que se encuentra Iñaki Urdangarin.

Castro ha hecho esta declaración tras llegar en su moto por la puerta trasera a los juzgados de Palma y en respuesta a preguntas de los periodistas que le aguardaban. Ante la pregunta de si prevé dictar el auto que supone el final de la instrucción del caso Nóos el próximo miércoles, Castro ha recalcado: “Previsiblemente”.

Con este auto, el juez Castro dará por finalizada la investigación del caso Nóos, definirá los presuntos delitos que aprecia que han sido cometidos, quiénes son los supuestos autores y para quiénes archiva la causa. La infanta Cristina declaró como imputada el pasado 8 de febrero, por presuntos delitos fiscales y de blanqueo.

Ausencia en la proclamación de Felipe VI

InfantaCristina imputada“Lo siento Alteza, pero no cuento con usted”. Con estas palabras un alto cargo de la Casa del Rey comunicó a la infanta Cristina que no la llamarían más para participar en actos oficiales de La Familia Real, como consecuencia de la investigación que el juez José Castro había abierto en torno a los negocios presuntamente irregulares de su marido, Iñaki Urdangarin, duque de Palma. Con esta decisión los responsables de Zarzuela intentaban establecer un cortafuegos y evitar el desgaste que la instrucción del caso estaba provocando a la institución.

La hija menor de don Juan Carlos no lo encajó mal. Al contrario, entendió esa decisión, aseguran fuentes de la Zarzuela a Europa Press. No fue tan comprensivo Urdangarín, que no se explicaba cómo la Casa del Rey le daba la espalda cuando en diciembre de 2011 el jefe de la Casa, Rafael Spottorno, anunció a los medios de comunicación que el duque de Palma quedaba apartado de la agenda oficial por su comportamiento ‘no ejemplar’. Urdangarín llamó a Zarzuela para quejarse de que con esas manifestaciones sobre su conducta le estaban condenando de antemano.

“¿Y qué pasa con la infanta Cristina?”, preguntaron entonces los periodistas. “Ya veremos”, les contestó Spottorno. Lo cierto es que desde ese mismo momento doña Cristina también quedó fuera de los actos de representación de La Familia Real, por los que llegó a cobrar algún año hasta 72.000 euros de la partida que los Presupuestos Generales del Estado reservan cada año para el mantenimiento de la familia y Casa del Rey.

Los gestos que tuvo que hacer Zarzuela para marcar distancias con los duques de Palma no se limitaron a apartarlos de la agenda oficial. En noviembre de 2012 la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin visitaron en el hospital al Rey, intervenido de la cadera. Su presencia junto al resto de La Familia Real confundió a la opinión pública. Zarzuela se apresuró a dejar claro que fue una decisión estrictamente de la infanta Cristina, que se lo había comunicado previamente a su padre sin contar con nadie más.

Unas semanas después la Casa del Rey eliminó el perfil de Urdangarín de su página web, en un intento de volver a marcas distancias. Y hasta ahí los gestos, porque cuando el juez José Castro citó a declarar como imputada a la infanta en abril de 2013, Zarzuela, lejos de desvincularse, manifestó su “sorpresa” por la decisión.

 

Ahora, a pocos días de que el juez Castro cierre la instrucción del caso Nóos y decida a qué imputados se debe procesar, la sucesión en la Corona ha conseguido alejar aún más a la infanta Cristina de Zarzuela, pues como hermana de Felipe VI ya no es miembro de La Familia Real. Su perfil ha desaparecido de la web y ni siquiera estuvo presente en el acto de firma de la abdicación de su padre ni en la proclamación de su hermano.

(Postdigital/agencias)


Close
Síguenos para estar informado
Por culpa de la nueva ley de propiedad intelectual y el cierre de Google News, forzado por los grandes medios de AEDE, es mucho mas difícil encontrarnos en google, síguenos en Twitter y Facebook para estar al tanto de nuestras publicaciones. Gracias.

Twitter

Facebook

Google+

Búsqueda personalizada