Publicado: Lunes 13/10/2014

El marido de Teresa Romero pide en un comunicado la dimisión del consejero de Sanidad

El marido de la auxiliar de enfermería contagiada de ébola, Javier Limón, ha pedido esta tarde la dimisión del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, y le ha recordado que Teresa Romero no actuó al margen de lo establecido en el protocolo para este tipo de casos.

En declaraciones a los medios a las puertas del inadecuado Hospital Carlos III, Teresa Mesa, amiga del matrimonio, ha leído una misiva escrita por el propio Javier, y que éste le ha remitido durante su visita. En ella ha “invitado” al consejero madrileño a que le explique cómo se pone un traje especial para tratar a enfermos infectados de ébola.



Carta completa de Javier Limón:

Teresa Romero“Señor consejero de Sanidad, (Javier Rodríguez) me dirijo a usted para mostrarle mi respeto y admiración, y suplicarle desde la ignorancia de un soldador y de su mujer que se debate entre la vida y la muerte, le invito a que me explique cómo se pone un traje, ya que desgraciadamente mi mujer no ha hecho un máster.

Teresa ha tenido media hora o poco más para aprenderlo a través de una compañera, y una vocación y humildad de la que usted carece.

Dice usted que nos fuimos de vacaciones, y que no estaría tan mala (no amigo, no estaba tan mala, solo tenia ébola) y que se fue a la peluquería.

Mire usted, señor consejero de sanidad, nadie dijo que no pudiéramos hacer lo que hicimos, entre otras cosas porque el protocolo no nos dijo que no se pudiera hacer. Cuando ahora sé que en otros países se pone en cuarentena a los sanitarios después de tratar a un paciente de ébola. Pero yo solo soy un soldador, pero entiendo que si se hubiera hecho esto, mi mujer posiblemente no estaría debatiéndose entre la vida y la muerte, Excálibur estaría vivo, y todas las personas incluido yo que estamos aislados, no estaríamos en un peligro potencial ante la enfermedad.

Y señor… yo a diferencia de usted, no estoy bien comido porque mi mujer se debate entre la vida y la muerte y no me pasa la comida. También estoy mal bebido, porque ya no me quedan líquidos de tanto llorar.

Lo único que estoy bien, es bien fastidiado, pero a diferencia de usted, señor consejero de sanidad, le tengo un gran respeto, cosa que usted no ha tenido por pereza. Tenga usted pundonor y DIMITA”.

(Agencias/Postdigital)


Close
Síguenos para estar informado
Por culpa de la nueva ley de propiedad intelectual y el cierre de Google News, forzado por los grandes medios de AEDE, es mucho mas difícil encontrarnos en google, síguenos en Twitter y Facebook para estar al tanto de nuestras publicaciones. Gracias.

Twitter

Facebook

Google+

Búsqueda personalizada