Publicado: Martes 5/04/2016

El Congreso aprueba derogar la “Ley Mordaza” con los votos en contra de PP y Ciudadanos

La Comisión de Interior del Congreso de los Diputados ha aprobado por primera vez una iniciativa en la que se insta al Gobierno a derogar la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana puesta en marcha por el PP en 2015 –llamada “Ley Mordaza” por sus críticos–, incluidas las denominadas “devoluciones en caliente” que el Ejecutivo llama ‘rechazo en frontera’.

 

El PSOE aclara que no pretende una derogación total, que dejaría “sin instrumentos” a la Policía, sino volver a la Ley socialista de 1992, conocida como ‘Ley de patada en la puerta’, eliminando los aspectos introducidos por los ‘populares’ que ya recurrieron al Tribunal Constitucional.

Así, los grupos de la oposición, salvo Ciudadanos, han apoyado una proposición no de ley que ha promovido en primera instancia ERC, y que ha sido pactada con el PSOE. La votación se ha saldado con 28 votos a favor de PSOE, Podemos, ERC y Democracia y Libertad, y 15 votos en contra de PP y Ciudadanos.

En ella, se insta al Gobierno a “paralizar de manera inmediata las devoluciones en caliente en la frontera de Ceuta y Melilla, por considerar dichas prácticas no acordes a la Constitución y a los tratados internacionales firmados por España, tal y como han declarado el ACNUR y el Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, entre otros”.

También promueve derogar la Ley de Seguridad Ciudadana, una norma en la que se “reconocen facultades excesivas de intervención a las fuerzas de seguridad, sustituyen el criterio de legalidad por el de oportunidad o eficacia para tales intervenciones, atribuyen a las fuerzas de seguridad poderes de decisión y de represión fundados en meros indicios y sospechas, desplazan las garantías judiciales, tales como restricciones de tránsito y controles en las vías públicas y comprobaciones y registros en lugares públicos”.

En su intervención, el diputado del PSOE José Miguel Camacho ha censurado que con esta Ley “se conculcan derechos fundamentales” y ha pedido volver a la Ley de 1992. Por ello ha admitido la inconveniencia de derogar por completo la Ley actual porque dejaría “sin instrumentos a las fuerzas de seguridad”, pero ha abogado por reformarla “para cambiar todos aquellos preceptos que ya recurrió el PSOE ante el Tribunal Constitucional”. “Por lo tanto, la derogación total no tendría mucho sentido, pero sí toda la modificación que introdujo el PP en la pasada legislatura”, ha zanjado.

‘No’ a las devoluciones en caliente

El promotor de la iniciativa, el diputado de ERC Gabriel Rufián, considera que esta ley “debería avergonzar a sus perpetradores (al PP)”. A su juicio, se trata de una de las “reformas más indignas y reaccionarias” de cuantas iniciativas emprendió el “rodillo absolutista del PP” en la pasada legislatura.

Ha dicho que la norma “hace bueno, “con el permiso del inefable ministro Jorge Fernández Díaz”, al ministro socialista Corcuera, autor de la Ley anterior de 1992 conocida con el nombre de ‘Ley de patada en la puerta’. “Es una ley que escandaliza a Amnistía Internacional y a las organizaciones internacionales pro derechos humanos, que legaliza recibir a palos y pelotazos a centenares de personas que se encaran a una valla de Ceuta y Melilla, pese al deseo que les hizo marchar de sus países”, ha alertado el republicano catalán.

Desde diciembre de 2014 existe un compromiso parlamentario por derogar esta normativa en cuanto cambiase la mayoría del arco parlamentario. En concreto, uno de los puntos que más críticas generó por parte de la oposición fue el rechazo en frontera de inmigrantes en Ceuta y Melilla, lo que la iniciativa parlamentaria viene a llamar “devoluciones en caliente”, que fueron recurridas ante el TC de forma conjunta por PSOE, IU-ICV-CHA, UPyD, Compromis y Coalición Canaria.


Congreso_20D
(Agencias)


Búsqueda personalizada