Publicado: Jueves 7/04/2016

Los abogados de los titiriteros denuncian el “tremendo y vergonzante linchamiento” al que han sido sometidos y las falsedades en los medios

Los miembros de la compañía de ‘Títeres desde Abajo’ Alfonso Lázaro y Raúl García han denunciado el “tremendo y vergonzante linchamiento” al que han sido sometidos tras la representación de su obra en el barrio madrileño de Tetuán con motivo de los carnavales, por la que han sido imputados por la comisión de delitos de enaltecimiento del terrorismo y contra las libertades públicas.

cahaqb6xiaacfrhEn una nota de prensa, los abogados de los dos artistas, Jaime Montero y Daniel Amalang, precisan que han visionado las imágenes grabadas por las televisiones sobre la obra ‘La Bruja y Don Cristóbal’, que fueron reclamadas por el Juzgado Central de Instrucción 2 de la Audiencia Nacional, que investiga los hechos, a los medios.

“Una vez visionados todos los cortes remitidos, puede señalarse que nada aportan las referidas piezas al proceso, al estar todas las imágenes sobre la obra que contienen ya incorporadas a los autos”, indica el comunicado que agrega que las imágenes sí evidencian que se realizaron “afirmaciones radicalmente falsas” como que “desplegaron” una pancarta con la leyenda ‘Gora ETA’ en mitad del espectáculo o lanzaron ‘vivas’ a favor de la organización terrorista.

La nota de prensa también critica “el evidente aprovechamiento de la causa” por parte de determinados políticos. Aseguran que en los vídeos figura numerosa información sobre varias peticiones de representantes de distintos partidos que “exigieron” la dimisión de cargos institucionales del Ayuntamiento de Madrid.

“Estos, a su vez, se habrían protegido mediante la sobreactuación que supuso la denuncia de la que inicialmente conoció el Juzgado de Instrucción nº 46 de Madrid por unos genéricos e indeterminados actos ofensivos, actualmente unida al proceso seguido en el Juzgado Central de Instrucción nº 2″, agregan.

Los letrados también lamentan las declaraciones del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, pidió al PSOE que no pactara con Podemos después de “ver como gestiona el Ayuntamiento de Madrid la alcaldesa y su equipo” y del Ministro de Sanidad en funciones, Alfonso Alonso, que reclamó al poder judicial un “castigo ejemplar” para los investigados.

“Estas acciones, todas ellas reflejadas en los vídeos remitidos por las cadenas de televisión, suponen un cúmulo de despropósitos de los que habrían sido víctimas (y continúan siéndolo) nuestros defendidos”, añaden.

Nuevos testigos

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha citado para el 13 de abril a dos testigos presenciales de la obra de guiñol ‘La bruja y Don Cristóbal’, que motivó la detención de los dos titiriteros que la representaron dentro del programa de las fiestas de Carnaval del Ayuntamiento de Madrid.

Según han informado este miércoles fuentes jurídicas, estos dos nuevos testigos presenciales han sido citados a petición de uno de los titiriteros, Raúl García Pérez. Los titiriteros, que estuvieron 5 días en prisión por estos hechos, han pedido el archivo de esta causa alegando que el haber exhibido en la obra una pancarta con el juego de palabras “Gora Alka-ETA” no puede calificarse como un delito de enaltecimiento del terrorismo, ni tampoco las escenas violentas pueden interpretarse como constitutivas de un delito de odio teniendo en cuenta que hay más violencia en series para niños como ‘Pokemon’.

El pasado 16 de marzo ya comparecieron ante el juez otros cuatro testigos: un padre y una madre que acudieron con sus hijos a ver la obra y dos trabajadores del Samur. La testigo que acudió a verla con su hija de 2 años explicó al juez que siete minutos después de que comenzara la representación acudió a la Policía a denunciar lo que estaba viendo, fundamentalmente, los actos de violencia explícita que aparecían como la violación de una monja o el ahorcamiento de un juez.

Otro testigo precisó que la obra no tenía diálogos y que no entendió el argumento, mientras que uno de los trabajadores del Samur que testificó fue el que grabó las imágenes del guiñol que luego se aportaron a la Policía, según señaló a los periodistas el día de la declaración el abogado de los titiriteros Jaime Montero.

Según el letrado, con la declaración de estos testigos el juez pudo constatar que se trataba de “una obra que no era para niños, que el argumento no era fácil y que encima no era en castellano, con lo cual es difícil entenderla”, ya que los diálogos, a excepción de la introducción, eran en esperanto y en latín. (Agencias)


Close
Síguenos para estar informado
Por culpa de la nueva ley de propiedad intelectual y el cierre de Google News, forzado por los grandes medios de AEDE, es mucho mas difícil encontrarnos en google, síguenos en Twitter y Facebook para estar al tanto de nuestras publicaciones. Gracias.

Twitter

Facebook

Google+

Búsqueda personalizada