Publicado: Martes 19/04/2016

Supuestos miembros de la “seguridad del Estado” ofrecen dinero e influencia con la Fiscalía para captar a un activista como confidente

A cambio de una contraprestación económica y de la posibilidad de influenciar al fiscal en un caso abierto contra él, un activista barcelonés ha sido tentado por dos supuestos “representantes de la seguridad del Estado” que han intentado captarle como confidente para obtener información de los colectivos sociales, según unas grabaciones de la revista La Directa, en las que se registran las reuniones entre el activista, su captador y el superior de este último.



Se trata del activista Quim Gimeno, detenido el 28 de octubre de 2015 por los Mossos d’Esquadra durante el operativo de la ‘Operación Pandora’ contra el movimiento libertario, acusado de “pertenencia a organización criminal con fines terroristas”.

Según Gimeno, el primer contacto se produjo el 15 de enero, durante un acto solidario con las personas anarquistas represaliadas en el que el activista denunciante participaba como ponente. Fue a la finalización de su charla cuando un individuo de iniciales D.S.G. se presentó ante él como periodista de la agencia EFE interesado en su caso y le propuso una reunión posterior.

Tras esa reunión, que tuvo lugar el 2 de febrero, y desconfiando por el contenido de las preguntas del supuesto periodista, Gimeno decidió ponerse en contacto con La Directa para que documentaran la historia y el medio comenzó a realizar las grabaciones de las siguientes reuniones, en las que D.S.G. ya se destapó como miembro de “la seguridad del Estado” y llegó a proponer a Gimeno una entrevista con “un superior”, de iniciales T.M., para que confiara en él.

200 euros mensuales y una charla con el fiscal

Esta última reunión a tres tuvo lugar el 11 de abril en la plaza de la Concordia de Barcelona, y en ella se fijaron las bases del trabajo del confidente, de manera que Gimeno debía “captar información en el entorno de los casales de Poble-sec” durante un par de semanas, a cambio él recibiría un pago en económico y la posibilidad de mejorar su situación ante la Fiscalía.

“Te ofrecemos una contraprestación económica. Lo que pasa es que esta contraprestación económica… Habrá una contraprestación fija. La contraprestación es de alguna manera mensual, que te podemos ingresar en alguna cuenta que tú abras o te la podemos dar en mano, como quieras. Luego depende de las informaciones relevantes que nos puedas dar, de la explotación operativa que nosotros podamos hacer. Si hay alguna cosa realmente trascendente, pues también tendrás una especie de mejora, o de cosa puntual o de llámalo como quieras. Eso funciona así. En principio, te podríamos dar unos 200 o 250 euros para que empezaras a funcionar”.

En cuanto a algún tipo de beneficio judicial de cara al juicio de Gimeno, T.M. aclara al activista que “el tema judicial es complicado” porque “los jueces son independientes, un juez no es un funcionario”, pero “otra cosa es un fiscal”. Según se escucha en las grabaciones, para T.M., “un fiscal es un puto funcionario, jerarquizado, con sus jefes, que depende del Gobierno de España” y “con un fiscal sí que se podría hablar”.

Para finalizar la grabación, D.S.G. asegura al activista que podrá “trabajar bien, con una seguridad absoluta” y que “esto va a ser como las películas periodísticas” con un “apoyo” y una contraprestación económica que puede servir “para ir de vacaciones a algún sitio”, “una colaboración remunerada” aunque “las motivaciones puedan ir por encima de lo material”.

LaDirecta-Confidentes-Seguridad-Estado


Búsqueda personalizada