Publicado: Lunes 11/07/2016

Zapata irá finalmente a juicio: los jueces de la AN afines al PP fuerzan a Pedraz a reabrir el caso de los chistes en Twitter

Con los votos de los dos jueces que fueron recusados del caso Gürtel por su afinidad al PP, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha ordenado por tercera vez al juez Santiago Pedraz que reabra la causa contra el concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata por el tuit que publicó sobre Irene Villa en 2011 al considerar, en contra del instructor y de la Fiscalía, que ese comentario es humillante para todas las víctimas del terrorismo, aunque la propia Irene Villa dijo no sentirse humillada.

Guillermo Zapata _ TwitterEn un auto, contra el que no cabe recurso y, por tanto, Zapata tendrá que sentarse definitivamente en el banquillo, la sección segunda de lo Penal —con el voto en contra del magistrado José Ricardo de Prada— ha admitido los recursos de Dignidad y Justicia y Manos Limpias contra el archivo de esta causa, decretado por tercera vez el 7 de marzo por el juez Santiago Pedraz, que entendió que no había delito porque el edil no pretendió humillar a las víctimas del terrorismo “por mucho que una mayoría crea que unas palabras sean humillantes”.

Pedraz adoptó esta decisión a instancias de la Fiscalía —que ya no acusa a Zapata— y atendiendo a que la frase —”Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos”— fue publicada por Zapata cuatro años antes de ser nombrado cargo público, por lo que la repercusión posterior y “la alarma social” denunciada no era atribuible al concejal.

Por el contrario, los dos magistrados que han acordado la reapertura del caso y la consiguiente apertura de juicio —Concepción Espejel y Enrique López, recusados en la trama Gürtel por afinidad ideológica al PP— creen que esa frase “tiene plena idoneidad para ofender” y “no se puede descartar de forma suficiente como para provocar la decisión de sobreseimiento adoptada por el instructor, y en consecuencia debe ser abierto juicio oral”.

En su voto discrepante, el juez De Prada critica la subjetividad que implica dar por ofensiva esa frase cuando también hay muchos que no la ven así, como la propia Irene Villa, la Fiscalía o el magistrado instructor y el que suscribe el voto particular.

“Es evidente, por tanto, que la valoración de la frase requiere de su adecuada contextualización. No vale extraerla y dotarle de un significado ofensivo al margen, y menos el propio que cada sujeto quiera darle de acuerdo a su propia ideología o escala de valores morales”, expone De Prada.

A su juicio, se trata de “una única frase en evidente tono jocoso, pero que no se dirige a nadie en concreto, que hace un chiste fácil, de mal gusto, con referencia a las graves secuelas físicas padecidas por un personaje público, que es una víctima del terrorismo de ETA, pero que está inserta claramente en la subcultura del humor negro”.

Este tipo de humor, prosigue, son “chistes crueles y macabros que utilizan estereotipos humanos, personas o de grupos, como símbolos, pero no auténticas personas, no en su dimensión humana”. “Este tipo de humor puede no ser compartido, rechazado e incluso censurado por la mayoría de la sociedad que no participa de dicha cultura. Pero no puede afirmarse que objetivamente ofendan a nadie ni nadie tendría que darse por ofendido excepto que quiera expresamente hacerlo”, concluye.

Respuesta de Zapata

Al conocer la noticia este lunes a través de los medio de comunicación, Guillermo Zapata dio su opinión al respecto en su perfil de la red social Twitter, donde asegura que hace tiempo que dejó de vivir angustiado por esta situación: “Nos quieren tristes, no les daremos ese placer”.

(Postdigital/Agencias)


Close
Síguenos para estar informado
Por culpa de la nueva ley de propiedad intelectual y el cierre de Google News, forzado por los grandes medios de AEDE, es mucho mas difícil encontrarnos en google, síguenos en Twitter y Facebook para estar al tanto de nuestras publicaciones. Gracias.

Twitter

Facebook

Google+

Búsqueda personalizada