Publicado: Miércoles 13/07/2016

El Iboga Summer Festival abre sus puertas a los refugiados para concienciar sobre la crisis humanitaria

Ante la crisis humanitaria que está teniendo lugar ante las puertas cerradas de Europa, con la mayor migración de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, el Iboga Summer Festival ha decidido aportar su granito de arena para concienciar sobre el drama de cientos de miles de personas que se encuentran en situación de desamparo cuando huyen de los conflictos bélicos en sus países de origen.

Iboga_Summer_FestivalPara ello, el principal festival español especializado en música balkan y en el que también tienen cabida los estilos gypsy, swing, ska y mestizaje, colaborará en su cuarta edición con la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que mantendrá puntos de información en el recinto del Iboga durante los tres días de la celebración del evento, que tendrá lugar del 28 al 30 de julio en la playa de Tavernes de la Valldigna en Valencia.

El Iboga también tiene prevista la realización de talleres y coloquios sobre el drama de los refugiados, en los que participarán diversos artistas que han vivido de cerca esta problemática, como la banda de origen bosnio Dubioza Kolektiv, testigos de la guerra de los Balcanes, o el músico Zahid Muhammad, que huyó de Pakistán perseguido por los talibanes.

La organización también ha extendido la invitación a participar en las actividades a todos los artistas del cartel, entre los que se encuentran Goran Bregovic, exiliado a París debido también al conflicto bélico de los Balcanes, Kultur Shock, cuyo cantante escapó a EEUU tras el sitio de Sarajevo, o Alpha Blondy, reconocido por sus canciones denuncia de un continente “que sangra”.

Los músicos están convocados tanto a unirse al debate como a grabar mensajes de concienciación sobre esta situación de desamparo, que sufren más de 60 millones de personas y que se ha agravado a raíz de la firma del tratado UE-Turquía. Ya han mostrado su compromiso con la iniciativa bandas como los belgas OPMOC y los valencianos La trocamba Matanusca y X-Fanekaes.

Un festival comprometido con las causas sociales

CEAR contará con un punto de información para que el público conozca su labor mediante las historias de personas refugiadas o en situación de demanda de asilo en lo que la ONG llama su biblioteca humana. Algunas de ellas impartirán también talleres de danza y percusión africana en la carpa de circo y atenderán puestos de artesanía para fomentar el intercambio entre culturas. Es el caso, por ejemplo, de los hermanos Thioune, que llegados a las Islas Canarias desde Senegal consiguieron crear una empresa de animación cultural que es referente en eventos y festivales tanto en la isla como en la península; o de Berthe Idrissa, que tras vivir varios años en el centro de acogida de CEAR en Cullera trabaja el cuero como artesano.

Asimismo y aunque todo refugiado o demandante de asilo en España podrá asistir al Iboga por mediación de la entidad, CEAR facilitará el traslado de las personas refugiadas desde su centro de acogida en Cullera y pisos en Valencia.

“Gestos como el de Iboga Summer Festival son ejemplos del compromiso de la sociedad con las personas refugiadas y nos ayuda a extender nuestro mensaje y concienciar a más personas. Por eso valoramos muy positivamente esta colaboración”, ha declarado Estrella Galán, Secretaria General de la organización. “Además, da la oportunidad a 200 personas de contribuir al trabajo de CEAR al mismo tiempo que disfrutan del Festival”, añade Jaume Durá, delegado de CEAR en Valencia.

Iboga_Summer_Festival_ValenciaAdemás, la organización de Iboga Summer Festival ha donado 100 abonos solidarios por valor de 6.000 euros, con los que la ONG espera recabar fondos para financiar sus actividades de apoyo a los refugiados, como sus centros de acogida, la atención psicosocial, la defensa jurídica, la formación y la orientación para el empleo, con las que atienden a más de 35.000 personas cada año.

“Desde su origen Iboga es un festival comprometido que siempre ha abierto sus puertas a diferentes causas sociales”, apuntan Álvaro Garro y Ángel Crespo, codirectores del festival. “No es la primera vez que colaboramos con CEAR, pero ante el agravamiento de la situación de estas personas y la pasividad de las instituciones hemos querido involucrarnos más para aumentar así la visibilidad y elevar la denuncia de este problema humanitario”, añaden. Desde CEAR, Jaume Durà, coordinador en el País Valencià, considera que la presencia en Iboga “es una oportunidad para reclamar un Sistema Europeo Común de Asilo que rompa con el acuerdo UE-Turquía”.

ACNUR estima que más de 60 millones de personas han sido obligadas a abandonar sus hogares como consecuencia de la violencia y las violaciones de los derechos humanos. Según el Informe 2016: Las personas refugiadas en España y Europa elaborado por CEAR, los 28 países de la UE atendieron 1.321.600 demandas de asilo en 2015, más del doble que en 2014. De ellas, España recibió 14.881 solicitudes, aunque solo resolvió 3.240 para conceder el estatuto de refugiadas a 220 personas y reconocer la protección subsidiaria a 800. En el caso de la Comunitat Valenciana, Valencia recibió 600 solicitudes, Alicante; 500, y Castellón; 300. En 2014, toda la autonomía recibió 600 demandas de asilo.



Búsqueda personalizada