Publicado: Lunes 25/07/2016

Muere el árbol símbolo de la Gürtel que costó más de cien mil euros

Como una metáfora de la mala gestión y los años de despilfarro del PP vinculados a sus escándalos de corrupción, el árbol más caro de España, pagado con dinero público, se seca y muere en el municipio de Pozuelo de Alarcón, donde fue adquirido durante el gobierno de Jesús Sepúlveda, entonces marido de la exministra de Rajoy Ana Mato, imputado en el ‘caso Gürtel’.

 

Árbol_Gürtel_PozueloEl ejemplar de Quercus palustres, de 11 metros de altura y casi centenario, fue comprado por el Ayuntamiento de Pozuelo en 2006 con un coste final que ascendió a la cifra de 104.000 euros, adquirido para ser la estrella de la inauguración de otro monumento al despilfarro: el parque de Las Cárcavas, por el que los vecinos de Pozuelo pagaron un enorme sobrecoste al duplicarse los 4,5 millones de euros por los que se adjudicó la obra inicialmente.

A la delegación de concejales y empresarios capitaneada por Sepúlveda, que adquirió el ‘árbol de la Gürtel’ en Bélgica, no le importó que el ejemplar de este tipo de roble, que tiene por hábitat natural la humedad de los pantanos, no fuera apto para sobrevivir en la meseta madrileña. El resultado ahora es el de decenas de miles de euros de dinero público pudriéndose en un árbol apuntalado que se seca por dentro sin posibilidad de recuperación.

El árbol en sí habría costado en realidad 27.600 euros, sin embargo, el Ayuntamiento de Pozuelo acabó pagando por este a EOC, la empresa constructora del parque, 104.000 euros. Los 76.400 euros de diferencia difícilmente justificables se atribuían a gastos en transporte, plantación, primer riego y otros gastos menores.

El administrador único de EOC, Alfonso García Pozuelo Asins, es uno de los imputados por la trama Gürtel, y generó un gasto público al Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón de 9,6 millones de euros tras las modificaciones y añadidos al proyecto original del parque de Las Cárcavas, más del doble del presupuesto por el que fue adjudicado de 4,5 millones.

Este sobrecoste fue denunciado ante la justicia por el grupo socialista en el Consistorio, sin embargo, el juez archivó la causa al no considerar que hubiera indicios de delito en la adjudicación de la construcción del parque. A día de hoy, el centenario roble, monumento al despilfarro, ni siquiera ha sido incluido en el catálogo de árboles singulares del municipio por el actual equipo de gobierno del Ayuntamiento de Pozuelo, también del PP.


Búsqueda personalizada