Publicado: Sábado 6/08/2016

Brasil clama contra su presidente durante la inauguración de los Juegos Olímpicos en el Maracaná

Todos los intentos del polémico presidente interino de Brasil, Michel Temer, por hacerse casi invisible durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Río 2016 para evitar las muestras de rechazo social hacia él fueron en vano: el abucheo generalizado, que resonó estruendosamente en el estadio del Maracaná tras su breve discurso dando inicio a los juegos, puso sonido en el encuentro internacional a la tensión política que vive el país en torno a la suspensión de la presidenta elegida democráticamente Dilma Rousseff.

Ni el retraso de la intervención de Temer por parte de la organización del evento o la inexistente mención a su nombre por megafonía dándole paso, ni la brevedad de su discurso lograron desanimar a sus detractores, cuyos silbidos y gritos de “Fuera Temer” intentaron ser ahogados por el fuerte aumento del volumen de la música y los inmediatos fuegos artificiales.

“Después de este maravilloso espectáculo, declaro abierta la XXXI edición de los Juegos Olímpicos”, fueron las únicas palabras de Temer tras la intervención del presidente del Comité Olímpico Brasileño, Carlos Arthur Nuzman, y el del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach.

El abucheo a Temer fue el colofón de una intensa jornada de protestas que vienen teniendo lugar en Río desde hace meses y que se han intensificado en los días previos a la celebración de las Olimpiadas, con manifestaciones que acusan al grupo político de Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de golpe de Estado por la suspensión de Rousseff, miembro del Partido de los Trabajadores (PT), el pasado mayo tras ser acusada de haber maquillado los presupuestos públicos.

Ni Dilma Rousseff ni el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, impulsor de los Juegos de Río 2016, asistieron a la celebración del evento. Rousseff acusa a Temer, quien era su vicepresidente, de traicionarla: “Imagina que vas a dar una fiesta, trabajas durante varios años para la fiesta, montas todas las condiciones, colocas la iluminación, llamas a la prensa. Y el día de la fiesta alguien llega, toma tu lugar y se apropia de esa fiesta y te dice: puedes ir pero no puedes entrar al salón principal”, expresaba hace unos días la expresidenta, que consideraba inapropiado asistir a una celebración “cuyo maestro de ceremonia es un presidente ilegítimo”.

En las horas previas al acto de apertura de los Juegos, miles de personas salieron a las calles de Río para manifestarte visibilizando su protesta frente los numerosos turistas y visitantes olímpicos con pancartas contra Temer y contra el desmesurado gasto público en un evento de tal envergadura cuando el país atraviesa una dura crisis económica que ahoga a los brasileños.

 

 


Close
Síguenos para estar informado
Por culpa de la nueva ley de propiedad intelectual y el cierre de Google News, forzado por los grandes medios de AEDE, es mucho mas difícil encontrarnos en google, síguenos en Twitter y Facebook para estar al tanto de nuestras publicaciones. Gracias.

Twitter

Facebook

Google+

Búsqueda personalizada