Publicado: Viernes 9/09/2016

La reforma exprés para no votar en Navidad “imposibilitaría” el voto de los exiliados e indigna a la Marea Granate

“Una burla a la democracia”, así considera la Marea Granate la reforma exprés de la Ley Electoral que ha presentado el PSOE para poder recortar la campaña electoral, y así adelantar las probables elecciones generales, como medida para vadear la fecha del 25 de diciembre que el PP estableció como cita a las urnas tras decidir libremente que el debate de investidura sería el día 30 de agosto.

El colectivo asegura que la propuesta del Grupo Socialista “ha sobrecogido a los más de dos millones de emigrantes españoles en el extranjero, puesto que la reducción de la campaña electoral significará, automáticamente, una disminución de los plazos para la recepción de papeletas y el envío del voto por correo, que ya son de por sí muy cortos”.

De hecho, los problemas a la hora de recibir el sobre con las papeletas se encuentran entre los más denunciados por las personas que desean votar desde el exterior como una de las Voto_Rogado_Voto_Robadoprincipales causas del descenso de la participación y, con la reforma que se desea introducir para adelantar las elecciones al 18 de diciembre, el plazo de recepción de la documentación quedaría reducido a 6 días para el voto por correo, a ningún día si hubiera impugnación de alguna candidatura y a 3 días para el voto CERA en urna en las provincias en las que haya impugnaciones.

La Marea Granate recuerda que tanto PSOE como Podemos y Ciudadanos se comprometieron en sus promesas electorales a eliminar el voto rogado (o “voto robado” según el colectivo) y que, a día de hoy, con la actual composición de la Cámara, podría ser aprobada con mayoría absoluta en el Congreso. Sin embargo, en vez de eso, la reforma exprés que se plantea surge solo como miedo a una votación el día de Navidad, “sin tener en cuenta, de nuevo, que más de dos millones de personas se pueden quedar sin votar”.

“A la emigración española nos viene igual de mal votar el 25 que el 18 de diciembre. Nuestro voto es el voto del fracaso. Nunca llegaremos a tiempo para votar, a no ser que se reforme el artículo 75 de la LOREG, el que impone el sistema de ruego del voto”, se lamentan los exiliados, aunque insisten en que la reforma de la ley electoral requiere una “profunda reflexión y revisión exhaustiva de todos sus aspectos, si es que quiere proclamarse democrática”, y no solo la “mera abolición del bochornoso sistema de voto rogado, puesto que el ruego del voto, a pesar de ser un grave impedimento al ejercicio de este derecho, no es más que la punta del iceberg”.

Aunque la eliminación exprés del voto rogado antes de estas elecciones “sería mejor que nada”, “un parche que mejore la ley electoral y contribuya al aumento de la participación desde el exterior”, la Marea Granate vuelve a exigir la implantación de la “batería de medidas” que consideran imprescindibles para el buen funcionamiento del sistema de voto desde el extranjero.

Entre las medidas planteadas por los emigrantes españoles se encuentran las inscripciones consulares y subsanaciones a distancia vía telemática, la prolongación de los plazos para votar por correo y en urna, el aumento de los tiempos de escrutinio y la circunscripción exterior única.

“Podemos decirlo más alto, e incluso en chino, pero es imposible decirlo más claro: Queremos votar”, concluye el comunicado de la Marea Granate, que desde 2011 trabaja de manera altruista para mejorar la problemática del voto exterior.


Búsqueda personalizada