Publicado: Lunes 30/01/2017

El FMI pide a España encarecer la “cesta de la compra”, implantar el copago sanitario y quitar la prestación a parte de los parados

Un endurecimiento de la reforma laboral, subir el IVA, implantar el copago sanitario, el contrato único o retirar la prestación por desempleo a los parados que no justifiquen suficientemente la búsqueda activa de un trabajo son algunas de las últimas medidas que el Fondo Monetario Internacional (FMI) marca a España en su nuevo informe anual sobre la economía española.

El organismo que preside Christine Lagarde ha ratificado sus últimas previsiones de crecimiento para la economía española, que considera que crecerá a un ritmo del 2,3% este año y un 2,1% en 2018 después de haber crecido un 3,2% en 2016, y continúa poniendo deberes a España para que llegue a cumplir el objetivo de déficit del 3,1% previsto para este año, poniendo esta vez más el foco del lado de la recaudación que del de los recortes, ya que la reducción del déficit ya se ha llevado a cabo en nuestro país mediante el recorte de gasto y poco margen queda si se compara el gasto público de España con el de España_FMI otros países europeos. Aun así, el FMI vuelve a insistir en revisar la eficiencia de gasto en Sanidad y Educación.

Para aumentar los ingresos en un 2% del PIB (20.000 millones de euros según los cálculos del FMI), la institución reclama una subida “gradual” del IVA en los productos que actualmente están gravados con tipos reducidos del 10% (la alimentación en general, el transporte, las gafas o las compresas y tampones) y superreducidos del 4% (productos de primera necesidad como la leche, el pan, las verduras o los medicamentos). También apuesta por elevar la carga impositiva en impuestos especiales y tasas medioambientales, una medida que incrementaría la recaudación fiscal entre un 0,25% y un 0,50% del PIB.

En cuanto a continuar “racionalizando” en el gasto, el FMI considera una “prioridad” analizar las necesidades en Sanidad y Educación, y pide la introducción de copagos sanitarios para contribuir a la reducción de los costes fiscales.

La prestación de subsidios por desempleo tampoco se escapa de la lista de recetas del FMI para reducir la deuda española. El organismo internacional, que se muestra contento con la moderación salarial (o la bajada de los sueldos de los trabajadores) al relacionarla con la creación de empleo, pide ahora que se imponga un mayor control a los beneficiarios de las ayudas por desempleo “reforzando estrictamente la exigencia de una verificación de la búsqueda activa de empleo y la participación en programas de activación para reducir un subsidio de paro”.

La institución también señala como forma de controlar el gasto una mejor orientación de los subsidios a la contratación y una racionalización de los incentivos a la contratación que rebajen la “cuña fiscal” para los trabajadores mas jóvenes y de menores ingresos.

Aunque el FMI alaba la reforma laboral del PP de 2012, señala que persisten “importantes rigideces” y apunta como deficiencias el grave problema del desempleo (especialmente “dolorosa” la alta tasa de paro existente entre los jóvenes) y la dualidad entre contratos fijos y temporales, insistiendo en que es necesario tomar medidas para hacer la contratación indefinida “más atractiva” para los empresarios, ya que España presenta una de las mayores tasas de temporalidad de Europa en torno al 25%.

En este sentido, el FMI recomienda la aplicación del contrato único de duración indefinida con indemnización inicial mínima que fuera creciente en el tiempo o la introducción de la “mochila austriaca”, que permite a los trabajadores trasladar de un empleo a otro los derechos de indemnización por despido independientemente del tipo de contrato de uno u otro. En definitiva, que se facilite la contratación y se abarate el despido.

Aunque el FMI se muestra satisfecho con las previsiones de crecimiento de la economía española, celebrando la “impresionante recuperación económica” de España, señala que los riesgos para sus perspectivas “se inclinan a la baja”, advirtiendo del impacto que podrían tener factores externos como el crecimiento de las economías desarrolladas, la desaceleración de las emergentes o la incertidumbre del Brexit.

En cuanto al déficit, el FMI considera factible que España llegue a cumplir el objetivo de 2017 pero echa en falta una estrategia del Gobierno “creíble” para reconducir las cuentas públicas a medio y largo plazo. El Fondo alerta de que bastarían solo dos años de recesión para que la deuda superara el 110% del PIB. La institución critica con especial énfasis a las Comunidades Autónomas, para las que exige un mayor control de sus finanzas y recomienda eliminar el Fondo de Liquidez Autonómico.


Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. […] El FMI pide a España encarecer la cesta de la compra, copago sanitario y quitar prestación a parad… […]

Close
Síguenos para estar informado
Por culpa de la nueva ley de propiedad intelectual y el cierre de Google News, forzado por los grandes medios de AEDE, es mucho mas difícil encontrarnos en google, síguenos en Twitter y Facebook para estar al tanto de nuestras publicaciones. Gracias.

Twitter

Facebook

Google+

Búsqueda personalizada