Publicado: Miércoles 29/03/2017

La Audiencia condena a la tuitera Cassandra por los chistes sobre Carrero Blanco a un año de cárcel y siete de inhabilitación

La Audiencia Nacional ha condenado este miércoles a un año de cárcel a la tuitera Cassandra por los chistes que publicó en la red social Twitter entre 2013 y 2016 sobre el dirigente del régimen franquista Luis Carrero Blanco, asesinado por ETA en 1973.

Según la sección cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional, los 13 comentarios que hizo la tuitera murciana sobre Carrero Blanco son un delito de enaltecimiento del terrorismo, y considera que, aunque hayan pasado 40 años, “la lacra del terrorismo persiste” y todas las víctimas “merecen respeto”.

De este modo, la Audiencia secunda la pena que pidió para ella la Fiscalía en el juicio, que rebajó a un año su petición inicial de dos años de cárcel para la acusada, y emite una sentencia en la que considera que los tuits “constituyen desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta a las personas que han sufrido el zarpazo del terrorismo”, que que ve como constituyentes de “una realidad incuestionable” y “que merecen respeto y consideración con independencia del momento en que se perpetró el sangriento atentado”.

Rechaza así la Sala la versión de Cassandra, que declaró que sus comentarios fueron realizados en tono humorístico y en clave de ironía. Entre los mensajes se encontraban comentarios como “ETA impulsó una política contra los coches oficiales combinada con un programa espacial”, “¿Carrero Blanco también regresó al futuro con su coche?” o “20D” junto a una imagen de un astronauta con la cara de Carrero Blanco y una bandera franquista en la luna.

En este sentido, la Audiencia Nacional descarta que se tratara de “chistes de mal gusto” y, recurriendo a la jurisprudencia del Supremo, afirma que los comentarios de Cassandra no se pueden cobijar en la libertad ideológica o de expresión porque “encierran un injustificable desprecio hacia las víctimas del terrorismo hasta conllevar su humillación”.

La Audiencia concluye, además, en contra de lo que alegó la defensa de la acusada, que no se puede admitir “error de prohibición” puesto que, al tener formación universitaria, no es posible “que no sepa que la conducta que se le atribuye es penalmente reprochable, a pesar de que ignore los concretos requisitos del tipo aplicable” y que “se trataba de una persona con cierta cultura que evidentemente sabía que estaba cometiendo hechos patentemente ilícitos”.

Sobre la sentencia, Cassandra ha expresado su pesar en su perfil de Twitter, donde afirma que no solo le quedarán antecedentes penales sino que también perderá su beca y su proyecto de ser docente. “Me han arruinado la vida”, lamenta.

 


Close
Síguenos para estar informado
Por culpa de la nueva ley de propiedad intelectual y el cierre de Google News, forzado por los grandes medios de AEDE, es mucho mas difícil encontrarnos en google, síguenos en Twitter y Facebook para estar al tanto de nuestras publicaciones. Gracias.

Twitter

Facebook

Google+

Búsqueda personalizada