Publicado: Martes 6/02/2018

Correa apunta a Rajoy como la persona que aprobaba gastos ilegales de campaña

El considerado cabecilla de la trama ‘Gürtel’, Francisco Correa, ha explicado este martes, ante la comisión del Congreso que investiga la presunta financiación ilegal del PP, que cree que el actual líder del partido y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, era quien aprobaba los gastos de las campañas electorales cuando era secretario general y que “es posible” que los mecanismos de financiación irregular del partido, que él mismo ha reconocido ante la Justicia, continuaran después de 2004, cuando el PP cortó la relación con su entramado empresarial.

Correa, quien ha comparecido mediante videoconferencia desde la cárcel de Valdemoro donde cumple condena por el amaño de contratos para los expositores de Fitur de la Comunidad Valenciana, ha avisado al inicio de su intervención que, siguiendo el consejo de su abogado y pese a que quería colaborar con la comisión, no iba a contestar a las preguntas que, desde su punto de vista, afectaran a temas que podrían perjudicar su derecho a la defensa a los tribunales.

Sin embargo, tras un primer interrogatorio más tenso, con el portavoz socialista Artemi Rallo, después ha rebajado el tono y se ha avenido a responder a muchas de las cuestiones que le han planteado los distintos diputados.

NUNCA TUVO RELACIÓN CON RAJOY

Ha sido a preguntas del representante de Unidos Podemos, Txema Guijarro, cuando ha admitido la posibilidad de que los mecanismos de financiación ilegal del partido que él ha reconocido en sede judicial en relación con el PP valenciano, continuaran en la formación después de que, tras la llegada de Rajoy a la presidencia del partido, Génova cortara su colaboración con sus empresas.

“Es posible que siguieran después”, ha señalado Correa, quien ha especificado que, aunque antes habían trabajado también para el PP en otras comunidades –Madrid, Castilla y León, Galicia, Cataluña o Andalucía–, tras aquella ruptura con la dirección nacional ya sólo hicieron negocios con la formación en Valencia.

Correa ha indicado que no podía decir si en la sede nacional del partido se operaba exactamente igual que en la Comunidad Valenciana y, preguntado si desde su punto de vista, el secretario general del partido era quien aprobaba en último término los gastos del PP en general y de las campañas electorales en particular, Correa ha respondido: “Creo que sí”.

EL JAGUAR DE SEPÚLVEDA Y ANA MATO

correayRajoyRajoy fue secretario general entre septiembre de 2003 y octubre de 2004, pero Correa ha dejado claro que, aunque alguna vez le pudo ver por Génova, nunca ha tuvo una “relación de amistad” con el jefe del Ejecutivo. Además, pese a que ha reconocido que lo habitual era que ellos trataran con el director de campaña, cuando se le ha preguntado si lo hicieron con Rajoy en las que él dirigió, lo ha negado.

Su relación, ha insistido, era con el secretario de campaña, Jesús Sepúlveda –entonces marido de la exministra Ana Mato– con quien tuvo una “actividad profesional muy estrecha”. Así, ha admitido que le regaló un Jaguar –y que él a cambio le dio otro vehículo–, pero antes de que fuera alcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid), y con la intención de que le siguiera haciendo encargos profesionales.

Correa ha repetido que pasaba más tiempo en Génova que en su despacho y que, por tanto, veía por allí a “secretarios generales y presidentes” del partido y a otros cargos como al entonces tesorero Luis Bárcenas; al diputado Juan Carlos Vera, miembro del equipo electoral; al ahora presidente del Senado, Pío García Escudero y al que fuera portavoz del primer Gobierno de José María Aznar, Miguel Ángel Rodríguez. “No recuerdo ninguno más, pero era la sede del partido”, ha añadido.


BUENA RELACIÓN CON AGAG

En el caso concreto de Aznar, Correa ha recordado que su relación con él no pasó de un “hola, buenos días”, aunque le veía en los mítines que organizaba, pero sí ha admitido una “buena relación” con el yerno del expresidente Alejandro Agag, en cuya boda firmó como testigo. Sin embargo ha dicho desconocer si fue Agag quien llevó el premio de Fórmula 1 a Valencia –”Francamente, no lo sé”–.

Por contra, sí ha admitido que contrató en 2004 o 2005 a Antonio Cámara, que había sido asistente personal de Aznar. El diputado de Bildu Oskar Matute, le ha reseñado que Rajoy admitió que encargó a Cámara la campaña del referéndum sobre la Constitución Europea de 2005. “No tengo ninguna intención de negar nada, pero creo que en esa campaña no intervinimos”, ha dicho Correa.

En otro momento ha deslizado que, en contra de lo afirmado por Rajoy –que alegó que el partido dejó de trabajar con sus empresas cuando supo que “utilizaba” el nombre del PP en su beneficio– su “impresión” de por qué se cortó esa relación “es otra”, pero no ha dado más datos, después ha contestado que era “correcto” que Rajoy no tenía buena relación con el supuesto ‘número dos’ de Gürtel Pablo Crespo, que había sido secretario de Organización del PP gallego con Manuel Fraga.

Durante el interrogatorio al que le ha sometido el portavoz de Ciudadanos, Toni Cantó, el supuesto cabecilla de ‘Gürtel’ ha admitido que no volvería a trabajar con el PP porque, aunque fue una experiencia profesional “muy atractiva” él y sus socios de vieron en medio de “un circo” y una “feria” montada por los medios de comunicación para enfrentar a unos partidos con otros.

También en respuesta a Cantó, ha apuntado que no todos los implicados están siendo investigados por la Justicia. “¿Me pregunta si no están todos los que son? Puede ser”, ha dicho, incidiendo en que es la Fiscalía la que “decide a quién se investiga”. Preguntado sobre si considera que más que una “trama Correa” lo que existió fue una “trama PP”, Correa ha respondido que sí.

NO HABLA DE LOS EMPRESARIOS QUE DABAN COMISIONES

Respecto a sus actividades como comisionista, ha afirmado que era consciente de que incurría en una irregularidad cuando no facturaba correctamente el dinero que recibía de empresas a las que luego se adjudicaban contratos públicos. El recogía ese dinero por orden del extesorero Luis Bárcenas, se quedaba una parte y otra iba al partido.

Sin embargo, aunque ha recordado que ya confesó en la Audiencia Nacional el método del PP para el amaño de contratos públicos, no ha querido desvelar qué empresas pagaban esas comisiones cuando el portavoz socialista Artemi Rallo le ha citado algunas de las que cito en su día como ACS o Constructora Hispánica. “No lo recuerdo, si está escrito así será”, ha dicho en tono chulesco.

Por último, respecto al ‘Caso Arganda’ se ha escudado en su derecho a la defensa para no contestar sobre un tema que no se ha juzgado aún, pero sí ha recordado que la adjudicación que se dio a Martinsa se hizo “por unanimidad” en el ayuntamiento es decir también con los votos de PP, PSOE e IU.


Close
Síguenos para estar informado
Por culpa de la nueva ley de propiedad intelectual y el cierre de Google News, forzado por los grandes medios de AEDE, es mucho mas difícil encontrarnos en google, síguenos en Twitter y Facebook para estar al tanto de nuestras publicaciones. Gracias.

Twitter

Facebook

Google+

Búsqueda personalizada