Publicado: Domingo 13/05/2018

Lo que nos cuesta Eurovisión: 400.000 euros de dinero público pagados por TVE por colocar a Amaia y Alfred en los últimos puestos en Lisboa

Los fracasos de España un año tras otro en el festival de Eurovisión no salen gratis. La factura a pagar por la candidatura española en el concurso europeo de la canción asciende este año, según las respuestas del presidente de TVE en el Congreso de los Diputados, a unos 400.000 euros de dinero público por enviar a Amaia y Alfred a Lisboa a terminar en el puesto 23 de 26 países participantes.

El coste a asumir por el erario público en la edición anterior para la candidatura de Manel Navarro, que quedó en última posición en el concurso Eurovisión 2017, ascendió a 445.091 euros, tan solo un poco menos que el puesto 22 de Barei en Eurovisión 2016, que costó a TVE 445.235 euros, según reveló el ente público forzado por la Ley de Transparencia y tras requerimiento del Tribunal Supremo después de haberse negado varios años a publicar las cifras interponiendo recursos.

Ligeramente inferiores son las cifras de certámenes anteriores: los 396.918 euros para Edurne (puesto 21 de 27 participantes) en Eurovisión 2015, los 386.994 euros en Eurovisión 2014 para Ruth Lorenzo que alcanzó el décimo puesto o los 379.893 euros de Eurovisión 2013 con la candidatura de El sueño de Morfeo, que quedó en el penúltimo puesto.

En los gastos se incluyen el montaje y la propuesta técnica y visual, los traslados y estancias de la delegación española en el país anfitrión del certamen y el pago a la Unión Europea de Radiodifusión (UER) de los derechos de retransmisión de las dos semifinales y de la final, que supone la cifra más alta con un coste de algo más de la mitad del total.

El coste para el país anfitrión

Para los países ganadores de los certámenes, sin embargo, el desembolso se eleva hasta decenas de millones de euros. La millonaria factura para Portugal por Eurovisión 2018, por ser la anfitriona en esta edición, supone un presupuesto de 23 millones de euros. Según informó ‘Correio da Manha’, la televisión pública del país cubre 12 de esos millones mientras el resto corre a cargo del Ayuntamiento, Turismo de Lisboa y Turismo de Portugal, que aportan 11 millones.

Un gasto pequeño en comparación con el coste de las ediciones anteriores. Baku, que acogió el festival en 2012 en Azerbayán, ha sido la ciudad que más ha gastado en los preparativos hasta el momento, con 54 millones de euros y la construcción desde cero específicamente para la ceremonia del Baku Crystal Hall. Unos costes que contrastaron con los ingresos que la ciudad percibió por turismo durante aquellos días: solo 7,9 millones de euros.

Eurovisión 2014 en Copenhagen costó a Dinamarca 41 millones de euros con un retorno por turismo de 14,8 millones, y Eurovisión 2015 en Viena costó a los austriacos 31,9 millones de euros por acoger el festival, recibiendo 25 millones de los turistas.

Mejor le fue a Malmo en Suecia en Eurovisión 2013, que con una factura de 19,3 millones de uros logró recuperar 18,2 millones gracias a los 32.000 turistas que visitaron la ciudad para el evento.


Eurovisión 2018


Close
Síguenos para estar informado
Por culpa de la nueva ley de propiedad intelectual y el cierre de Google News, forzado por los grandes medios de AEDE, es mucho mas difícil encontrarnos en google, síguenos en Twitter y Facebook para estar al tanto de nuestras publicaciones. Gracias.

Twitter

Facebook

Google+

Búsqueda personalizada