Ayuso dio prioridad a los sacerdotes sobre las residencias para la vacunación: «su labor es impagable»

En diciembre, el protocolo de vacunación del gobierno establecía que la prioridad de la vacunación debía darse a las residencias de ancianos y al personal sanitario y social. Sin embargo, según la Asociación Madrileña de Enfermería (AME), la Comunidad de Madrid ha inoculado la vacuna a decenas de congregaciones religiosas cristianas, conventos y casas religiosas.

Contrato con la Cruz Roja
Esta vacunación irregular se llevó a cabo mediante un contrato de emergencia con la Cruz Roja, por el que la organización acudió a vacunar a las Carmelitas Descalzas, las Misioneras Eucarísticas de Nazaret y las Hijas de la Caridad, entre otras congregaciones, a finales de diciembre. Las primeras vacunaciones tuvieron lugar el 27 de diciembre, cuando comenzó la campaña de vacunación en toda Europa, pero se interrumpieron a finales de mes, cuatro días después. Luego se reanudaron en marzo.

Aunque estas congregaciones ya habían recibido las primeras dosis a finales de diciembre, la vacunación periódica en los centros de salud de la Comunidad de Madrid para los mayores de 80 años que no viven en casa no comenzó hasta finales de febrero. En el caso de estas personas mayores, tuvieron que esperar su turno y acudir a centros de vacunación masivos como el Hospital Isabel Zendal o el Wanda Metropolitano, con las complicaciones que ello supone para las personas con problemas de movilidad.

Ayuso confirma la vacunación en los centros religiosos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, confirmó en un tuit que las personas de los centros religiosos de Madrid fueron vacunadas en diciembre. Ayuso justificó esta irregularidad diciendo que «muchas de estas personas son muy mayores», que había actuado de la misma manera que en otras partes de España y que «estas personas hacen un trabajo impagable», por lo que aseguró que siempre velaría por ellas.


more recommended stories