Tercer día de cadenas contra los recortes en dependencia: Los políticos «sí cobran a primeros de mes”

Alrededor de una decena de personas acompañaban en la tarde de este sábado a Elvira Murcia, que, encadenada al Palau de la Generalitat Valenciana, se disponía a pasar su segunda noche a la intemperie en su silla de ruedas.

Elvira, aquejada de osteogénesis imperfecta desde su nacimiento (conocida coloquialmente como enfermedad de los huesos de cristal), comenzó su protesta en la mañana del viernes, tras el acto de celebración del sexto aniversario de la Ley de Dependencia.

Aprobada en 2006 en el Parlamento, esta ley contaba con un calendario de implantación que debía desplegarse de forma gradual hasta 2015, de modo que fueran atendidas en primer lugar las situaciones más graves, seguidas posteriormente del resto. Sin embargo, una de las primeras medidas del actual Gobierno fue la decisión de paralizar el calendario de aplicación de la Ley, lo que suponía que casi 400.000 personas con dependencia moderada ya no pudieran acceder a una prestación o servicio.


En la calle, Elvira y María Dolores no están solas. “Tenemos mucho apoyo social, de la gente en general, y de la prensa y de los comerciantes de la zona al cien por cien”. Representantes de algunos partidos políticos de la oposición también se han acercado a hablar con ellas, pero son sobre todo los colectivos sociales quienes les han estado ofreciendo su apoyo, como Stop Desahucios, que ha “amueblado” el espacio que ocupan en la vía pública con algunos sofás, Parke Alcosa, que se ha solidarizado con su causa, y varios miembros del 15M, que pasan todo el tiempo del que disponen junto a estas personas acompañándolas en su lucha.

Consideran que la campaña de recogida de firmas iniciada en la tarde del viernes está siendo un éxito: “en sólo 24 horas hemos recogido ya alrededor de 2000”.

Ante la pregunta de si hay algo que pudieran necesitar durante su protesta, Elvira es rotunda: “lo único de que de verdad hace falta es que la gente acuda y apoye, que se acerquen al lugar, estén con nosotras y firmen”.

Las dependientes encadenadas no descartan una convocatoria masiva en los próximos días llamando a una cita concreta a la ciudadanía para una concentración de apoyo a sus reivindicaciones.