Una defensora de Franco y Primo de Rivera en Twitter, presidenta de la comisión de Memoria Histórica en Andalucía por mandato de Vox

El PP andaluz ha comenzado ya a satisfacer las exigencias de Vox para hacer presidente de la Junta a Juanma Moreno y lo ha hecho a través de iniciar el dinamitado de la Ley de Memoria Histórica según los dictados del partido de extrema derecha.

El primer paso ha sido el de nombrar como nueva presidenta de la Comisión de Cultura en el Parlamento andaluz –de la que depende la memoria histórica– a la diputada de Vox, Ana Gil Román, polémica por su intensa actividad en Twitter con mensajes a favor del dictador Francisco Franco y al falangista José Antonio Primo de Rivera.

Jubilada y diputada por Málaga, entre sus mensajes de Twitter –muchos de los cuales han sido borrados tras estallar la polémica– Ana Gil incluye un vídeo con bandera de España al fondo y música del himno oficial de la Falange con un poema homenaje a Primo de Rivera.

También muestra su adhesión a la campaña de la Fundación Francisco Franco contra la exhumación del dictador del Valle de los Caídos con el uso del hashtag #ElValleNoSeToca.

El conflicto catalán también es uno de sus temas estrella en las redes, donde llega a animar a enviar al Ejército contra Cataluña y con un “¡Arriba España!” y el hashtag #ArrancaLaBasuraSeparatista alude al golpe de Estado de Tejero el 23F para exigir penas de máxima prisión contra los líderes catalanes cuyo juicio al ‘procés’ comenzó esta semana en el Supremo.

Arremeter duramente contra la migración entra también en su repertorio de tuits, donde ataca a Podemos acusándoles de “tarados” y “defensores del yihadismo y el fundamentalismo islámico”.

La defensa de la religión católica y los toros, las peticiones de derogación de la Ley contra la Violencia de Género y los ataques contra el gobierno de Venezuela o el Estado de las Autonomías tampoco faltan entre sus mensajes de Twitter.


Nuevo Comisionado para la Concordia

Por otro lado, este martes el Consejo de Gobierno andaluz ha aprobado la creación del nuevo Comisionado para la Concordia, que sustituye a la Dirección General de Memoria Democrática y asume sus competencias, con el supuesto objetivo de buscar un “mayor consenso” sobre la memoria histórica, es decir, de satisfacer las ideas de Vox al respecto.

La idea, según el portavoz del Gobierno Andaluz, Elías Bendodo, es empezar «de forma tranquila y prudente, pero con insistencia y para que haya un mayor consenso», el «más amplio posible dentro del Parlamento», en relación a la memoria histórica, afirma.

Esta comisión, adscrita a la Consejería de Cultura, pretende estar compuesta por un “comité de expertos” y supone “empezar a matar por inanición la Ley de Memoria Democrática, guardarla en un cajón de los despachos para no ejecutarla”, según declaraciones del portavoz parlamentario de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo.