El monumental ‘zasca’ de Greenpeace ante la metedura de pata de la presidenta de Ciudadanos en Barcelona

Una veintena de activistas de Greenpeace pintaron ayer jueves un gran sol de 50 metros de diámetro partiendo de la plaza Francesc Macià, de Barcelona, para apoyar a las energías renovables y reivindicar el fin del impuesto al sol.

Según informa Greenpeace en un comunicado, el grupo de activistas ha usado más de 2.000 litros de pintura ecológica para dibujar el sol que rodeaba la plaza, cuyos rayos se extendían hacia las diferentes calles que rodean Francesc Macià.
Esta organización ya realizó una reivindicación parecida en la plaza del Arco de Triunfo de París (Francia) el año 2015, coincidiendo con el desarrollo de la Cumbre del Clima.

sol

Con esta acción, Greenpeace quiere denunciar que el Gobierno español boicotea, en España y en Europa, «el derecho ciudadano a participar de la transición energética hacia las energías renovables como motor de los esfuerzos para frenar el cambio climático».

También ha reclamado al Gobierno del PP que elimine el impuesto al sol, así como las trabas administrativas al autoconsumo.

En España, una de cada tres personas podrían participar produciendo su propia electricidad de forma individual o colectiva con renovables o en servicios de gestión de la demanda para generar hasta la mitad de la electricidad necesaria, a mediados de este siglo.

Greenpeace ha anunciado que realizará acciones similares como la de hoy en Barcelona en otras ciudades europeas y en España ha abierto una web para que los ciudadanos exijan al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, «su derecho a participar en la transición energética limpia»



more recommended stories