Así ha condenado El Sindicato Nacional de Escritores de USA la corrupción periodística de Ferreras y ha dado la voz de alarma sobre la verificadora Newtral

El Sindicato Nacional de Escritores (NWU) de EEUU condena tajantemente la manipulación informativa y la praxis antiprofesional y antidemocrática de Antonio García Ferreras, director de la cadena televisiva española La Sexta, tras la difusión en 2016 de informaciones falsas sobre el entonces candidato a la presidencia por el partido Unidas Podemos, Pablo Iglesias, semanas previas a las Elecciones Generales de España.

>

Grabaciones filtradas hace unos días al portal digital español Crónica Libre confirman que Ferreras autorizó la difusión de informaciones que él mismo calificó de “burdas”. Estas informaciones estaban basadas en un documento falsificado que acusaba al candidato Iglesias de tener una cuenta bancaria en un paraíso fiscal —en las Granadinas— y de haber recibido una transferencia de 272.000 dólares del gobierno de Nicolás Maduro.

La difusión por parte de Ferreras de dichas informaciones —fake news— sitúan a los medios de comunicación masivos al servicio de la mentira y violan el derecho de la ciudadanía a la información, en particular cuando el contenido mediático tiene el potencial de influir en los resultados electorales y de acabar con nuevas formaciones políticas que desafían el statu quo.

>

“Yo voy con ello, pero es muy burdo”, aseveró Ferreras durante una conversación que mantuvo con el excomisario del Cuerpo Nacional de Policía española y empresario José Manuel Villarejo.

Villarejo se enfrenta a 80 años de cárcel por presunto espionaje, se le investiga por su presunta implicación en otros actos delictivos y es un célebre protagonista en España de las llamadas “cloacas del estado”.

En una segunda grabación filtrada que también dio a conocer Crónica Libre, Ferreras se jactó de haber aniquilado la carrera del político español Juan Carlos Monedero, cofundador del partido Podemos.

>

“Monedero a nosotros nos odia, porque nosotros fuimos los que matamos a Monedero con aquello, con la pasta. Porque, además, cuando nosotros le damos una hostia a ellos, ellos sufren de cojones”, aseguró el todavía director de La Sexta, García Ferreras.

Las acciones de Ferreras constituyen un ejemplo de corrupción mediática, denotan una falta de principios periodísticos impropia del líder de una cadena con el aparato financiero y el alcance de La Sexta, y representan un flagrante ataque al proceso electoral democrático —todo ello décadas después del fin de la dictadura franquista en un país que aún batalla con los fantasmas de aquel oscuro periodo—.

>

El Sindicato Nacional de Escritores (NWU) también considera antiperiodístico que Newtral, una empresa dedicada a la verificación informativa fundada en 2018 por Ana Pastor (cónyuge de Ferreras), no haya condenado con firmeza la gravedad de los hechos protagonizados por La Sexta, cadena para la cual también trabaja.

A su vez, consideramos que existe un evidente conflicto de intereses entre la misión de Newtral y la relación que su dirigente, Ana Pastor, mantiene con La Sexta —tanto a nivel profesional, como familiar—


more recommended stories