La Audiencia Nacional ordena la imputación de la antigua cúpula del Banco de España al estimar “indicios de criminalidad” en la salida a bolsa de Bankia

La Audiencia Nacional ha ordenado al juez que instruye el caso Bankia, Fernando Andreu, que cite a declarar como investigados (imputados) a los máximos responsables del Banco de España y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que tenían bajo su competencia la supervisión de la entidad nacionalizada en el momento de su constitución y posterior inicio de su re-privatización por las supuestas irregularidades en la salida a bolsa de la entidad.

El auto judicial de la Audiencia Nacional considera procedente la petición de los recurrentes de llamar a declarar a los responsables de ambas entidades, que tenían bajo su competencia la supervisión de BFA-Bankia en el momento de su constitución y salida a bolsa y que, según la Audiencia, la autorizaron «pese a las reiteradas advertencias del equipo de inspección del Banco de España de la inviabilidad del grupo y de que la solución de salida a bolsa no debía ser aprobada, pues suponía grave perjuicio para accionistas, preferentistas y contribuyentes (estimado en unos 15.000 millones de euros)».

El Gobierno comienza a re-privatizar Bankia con el asesoramiento de Goldman SachsEl escrito valora la testifical y los correos electrónicos intercambiados por el inspector del Banco de España José Antonio Casaus con sus superiores, y califica de «razonable y razonada» la pretensión de la CIC al estimar que existen indicios «múltiples, bastantes y concurrentes de criminalidad” en los responsables del Banco de España y la CNMV.

Según la testifical de Casaus, la conclusión de los inspectores sobre la inviabilidad de la salida a bolsa de BFA-Bankia en la modalidad de doble banco «había sido reiterada y puntualmente transmitida a la dirección del banco hasta en cuatro ocasiones, mediante otros tantos correos electrónicos, en abril y mayo de de 2011, con documentos que corroboran su versión según constata la Sala.

Tras reproducir el contenido de los cuatro correos, la Audiencia Nacional concluye que no hay lugar a dudas sobre “la expresa, previa y contundente información que la dirección del Banco de España tuvo tempestivamente acerca de la inviabilidad del grupo y la falacia de los resultados efectuada por el equipo de inspección del mismo Banco de España”.