España ha gastado ya 50 millones en la defensa del impuesto al sol y se enfrenta a 7.566 millones de euros en demandas internacionales

El Reino de España se enfrenta a una treintena de demandas de inversores internacionales por los recortes a las primas renovables aplicados a partir de 2010. La mayoría de los pleitos se han planteado ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), un organismo del Banco Mundial con sede en Washington. El aluvión de demandas ha obligado al Estado a realizar un importante esfuerzo para la defensa en recursos económicos y humanos.

Se han gastado ya 50 millones, según informa La Información, y los resultados no son buenos, solo han ganado una de las demandas y perdido múltiples.
En el último fallo, la Corte Internacional de Arreglo de Diferencias del Banco Mundial (Ciadi) reconoce al fondo Antin una indeminización de 112 millones de euros, frente a los 218 millones de euros que reclamaba, al considerar que el cambio regulatorio fue tan abrupto que vulneraba el artículo 10 de la Carta de la Energía, tratado internacional que garantiza las inversiones internacionales en esta materia, indicaron fuentes cercanas al caso.

En su fallo, el tribunal de arbitraje también estima la reclamación de Antin, que ha estado asesorada por el despacho Allen Overy, respecto al impuesto del 7% a la producción eléctrica. Asimismo, condena a España a pagar el 60% de las costas del proceso.

Antin, que ha reclamado mediante Antin Infraestructure Services Luxembourg y Antin Energia Termosolar BV, compró en 2011 a ACS dos plantas termosolares en Granada, Andasol 1 y 2, y las vendió el año pasado a otro fondo, Cubico, según adelanta ‘El Confidencial’.


El pasado mes de mayo, el Estado español ya sufrió un revés por parte del Ciadi, al fallar a favor de Masdar, que pertenece a Mubadala, fondo soberano de Abu Dabi, reconociéndole una indemnización de 64 millones de euros, frente a los más de 250 millones que reclamaba.

Este fallo del Ciadi era el segundo en contra de España, después de que en mayo del año pasado el organismo dependiente del Banco Mundial fallara a favor de Eiser Infraestructure, condenando a pagar 128 millones de euros más intereses a la firma británica.

Asimismo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) falló el pasado mes de marzo que la cláusula de arbitraje incluida en el acuerdo entre Eslovaquia y Países Bajos sobre la protección de inversiones no era compatible con el Derecho de la UE.


Este fallo abría una vía favorable para España en el conflicto con los fondos de inversión extranjeros por las renovables, aunque no definitiva, ya que muchos de los arbitrajes de inversión se han iniciado al amparo de la Carta Europea de la Energía.

Anteriormente, España había ganado una demanda presentada por Isolux, mientras que también decayó la demanda de 6 millones de euros de Solarpark Management, que había denunciado ante el Instituto de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Estocolmo (SCC).

España suma casi una treintena de demandas ante el Ciadi contra los recortes aplicados a las energías renovables por las reformas del Gobierno en los años 2010 y 2013, así como otras más en otros organismos internacionales. Las reclamaciones de los inversores extranjeros en tribunales internacionales de arbitraje por estos recortes a las energías renovables asciende a 7.566 millones de euros. Entre todas estas demandas presentadas, destaca la interpuesta por el conglomerado The PV Investors ante la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (Uncitral), que asciende a 1.900 millones de euros, casi una cuarta parte de todas la cantidad demandadas a España


impuestoalsol


more recommended stories