La pobreza se hace crónica en España: la “bomba de relojería” de la exclusión social amenaza a los jóvenes sin futuro

El Informe sobre el Estado Social de la Nación 2017, elaborado por la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, advierte de una «extensión y persistencia» de la pobreza, precariedad, exclusión e incremento de desigualdades en la sociedad española; y propone a los políticos: derogar la Reforma Laboral para acabar con la precariedad; una renta mínima; atender a las 340.000 personas dependientes que no reciben atención, y el rescate de los parados de más de dos años.

Asimismo, consideran necesaria la derogación de la Reforma Laboral. El coordinador y redactor del informe, Gustavo García Herrero, ha explicado que el precio de la recuperación es que ha «dejado sin futuro a la inmesa mayoría de la población española» que tiene que conformarse con «sobrevivir» y no puede hacer proyectos vitales.

La “bomba de relojería” de la exclusión social

En cuanto a la exclusión social, los autores del estudio han precisado que hay que distinguirla de la pobreza pues en estos momentos hay más de 8 millones de trabajadores que viven bajo el umbral de la pobreza pero que no están excluidos. Además, han alertado de la soledad como la nueva forma de exclusión social, que lleva a muchas personas mayores a vivir en «situaciones dramáticas».