Pobreza severa: 4,5 millones de personas viven en situación de pobreza severa en España

La Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) ha presentado en la mañana de hoy en rueda de prensa el II Informe ‘El Mapa de la Pobreza Severa en España. El Paisaje del Abandono’, que analiza la situación de extrema pobreza del eslabón más débil y desconocido de la sociedad. En el acto de presentación han intervenido el presidente de EAPN-ES, Carlos Susías, el responsable de Investigación de la Red y autor del Informe, Juan Carlos Llano y Graciela Malgesini, responsable de Incidencia Política y Asuntos Europeos.

Al inicio de la pandemia, 4,5 millones de personas en España (9,5 % de la población) vivía en situación de pobreza severa (un millón más que en 2008). Se considera que las personas viven en pobreza- o son pobres- cuando no pueden disponer de los recursos materiales, culturales y sociales necesarios para satisfacer sus necesidades básicas y, por tanto, quedan excluidas de las condiciones de vida mínimamente aceptables para el Estado o territorio en el que habitan.


Al comienzo de la pandemia, el informe sitúa el porcentaje de la población en situación de pobreza severa en el 9,5%, lo que supone un millón más que la situación crítica de 2008. Por lo tanto, esta cifra ha aumentado y empeorado con la crisis financiera tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. El umbral para situar a una persona en este estado de pobreza severa viene determinado por la renta disponible. Se considera que las personas son pobres, y por tanto están en riesgo de exclusión social, cuando no disponen de los recursos materiales, culturales y sociales necesarios para cubrir sus necesidades básicas y, por tanto, no pueden llevar una vida en condiciones mínimamente aceptables según la zona en la que vivan.

Según los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida de julio de 2021, el umbral de ingresos para considerar a un hogar en situación de pobreza severa es de 6.417,3 euros por unidad familiar al año; es decir, cada persona tiene que sobrevivir con menos de 281 euros al mes en el caso de vivir en una familia con dos adultos y dos menores; y con menos de 535 euros si es una persona que vive sola. Con estos ingresos, tienen que cubrir todas sus necesidades básicas de vivienda, alimentación, ropa, energía, educación, salud, etc.


En cuanto a la distribución territorial, Canarias, Valencia y Asturias presentan los porcentajes más elevados, que oscilan entre el 12,2% y el 16,7% de su población total. En términos absolutos, las cifras más altas corresponden a las comunidades con mayor población: Andalucía, con más de 980.000 personas en situación de pobreza severa, Cataluña y Valencia, con cifras de 702.000 y 674.000 personas respectivamente.