Miles de personas claman en Santiago contra los «recortes» y la «privatización» de la sanidad gallega


Miles de personas han secundado la manifestación en Santiago de Compostela convocada por SOS Sanidade pública en contra de los «recortes» sanitarios, la «precarización» y el impulso a la «privatización» por parte del gobierno del PP en la Xunta de Galicia, en un momento en el que «nunca hubo tal movilización de profesionales de la sanidad».

Tras la pancarta con el lema ‘Sanidade Pública en Perigo’ –Sanidad Pública en Peligro– los manifestantes han arrancado al mediodía en la Alameda con cánticos como ‘Feijóo, atiende, la sanidad no se vende’, ‘No a la privatización’ o ‘Con el lío que hay aquí, Feijóo está en Madrid’, y con el apoyo de casi una quincena de colectivos y plataformas gallegas, así como de profesionales del sector, trabajadores y sindicatos.

La protesta, que ha llenado la praza da Quintana, también ha estado respaldada por los líderes de los partidos de la oposición, Luís Villares (En Marea), Gonzalo Caballero (PSdeG) y Ana Pontón (BNG), que han puesto el foco sobre la presencia, precisamente este domingo, de Feijóo en la protesta en Madrid convocada por la «extrema derecha» contra el Gobierno de Sánchez, en lugar de atender las demandas de la sanidad gallega.

La manifestación se enmarca en un contexto de conflictividad en la sanidad gallega, marcado por la huelga de trabajadores de urgencias del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, la dimisión de los Jefes de Atención Primaria del área de Vigo o de las protestas del sector de ambulancias, como han puesto de manifiesto desde la Plataforma SOS Sanidade Pública.

Manuel Martín, portavoz de la Plataforma, ha denunciado «que toda la ciudadanía y trabajadores sanitarios están absolutamente en rebelión porque es inadmisible que un buen sistema como el de hace años sea desmantelado por el afán de Feijóo de dar una oportunidad a las multinacionales privadas que están desembarcando en Galicia».

Una «precariedad», «fatiga y saturación» de los profesionales, en la que ha incidido Ramón Veras, médico y portavoz de la Plataforma en A Coruña, que atribuye a que «todo el dinero que se destina a los negocios de particulares y empresas que hace el PP en Galicia no va a la gente» en una sanidad que «es de todos los gallegos, no de Feijóo para hacer sus negocios y favorecer a empresas».

«Empiezas muy bien el día, llegas a las ocho de la mañana, pero el problema es que a las diez se empiezan a acumular personas con urgencia, porque no tenían cita, acabamos a las cuatro o a las cinco y a veces diciéndole a la gente que no los puedes atender», ha explicado, sobre la situación diaria de los médicos de cabecera en Galicia.PUBLICIDAD

DURAS CRÍTICAS A LA AUSENCIA DE FEIJÓO EN GALICIA POR APOYAR A LA «EXTREMA DERECHA»

Con el cántico ‘Con el lío que hay aquí, Feijóo está en Madrid’, los manifestantes también han criticado la presencia del presidente de la Xunta en la protesta de Colón en Madrid, contra la que han arremetido en especial los líderes de los partidos de la oposición.

Para el portavoz de En Marea, Luís Villares, «mientras Feijóo se pasea en una marcha convocada por falangistas en Madrid, una marea humana de gente se manifiesta en defensa de la sanidad pública, mejores servicios públicos, mejor atención, no más recortes, recursos suficientes en atención primaria y en hospitales» y «contra el negocio en la sanidad».

Desde las filas del PSdeG, Gonzalo Caballero, ha incidido en que el problema es el «retroceso en las políticas sanitarias de Feijóo y del PP», censurando que «el presidente de la Xunta debería estar gobernando Galicia en vez de ponerse a disposición de Casado y su pacto con la ultraderecha».

Y la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, ha dirigido sus críticas tanto a Feijóo como al conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, del que ha pedido su dimisión. Ha arremetido también contra la presencia del presidente de la Xunta en Madrid: «Feijóo tiene muy claro dónde quería estar hoy, en Madrid, con ese trifachito de PP, Ciudadanos y Vox, abrazando un discurso de extrema derecha, en contra de los intereses de Galicia» y «de esa idea rancia y carca del Estado español que al final comparte con ultraderecha».