Noviembre revolucionario en Cádiz: Miles de jóvenes toman las calles en apoyo a los trabajadores en una multitudinaria demostración

La huelga indefinida en el sector del metal ha alcanzado su octava jornada en la Bahía de Cádiz, con la actuación de algunos piquetes y una fuerte presencia policial, pero sin enfrentamientos ni altercados como los registrados en los últimos días.

Una gran manifestación tiene lugar en las calles de la capital gaditana. El Sindicato de Estudiantes se ha sumado a la lucha de los trabajadores, convocando otra huelga para acudir a la manifestación, a la que también asisten los líderes regionales y provinciales de la mayoría de los partidos de izquierda.

Los alumnos a partir de tercero de secundaria están convocados a no asistir a clase durante todo el día en apoyo de los trabajadores del metal. Los estudiantes se concentraron en Puertas de Tierra, antes de unirse a la manifestación desde la Plaza de Asdrúbal hasta la sede de la patronal por la avenida principal de Cádiz.

El anarcosindicalismo demuestra su fuerza

La federación de sindicatos metalúrgicos CGT llamó a la sociedad a «apoyar y participar» en las manifestaciones. Para FESIM-CGT esta «lucha» de más de 20.000 trabajadores es «un ejemplo» para el resto de sectores.

La central sindical considera imprescindible que las negociaciones lleguen «a buen puerto y a un final victorioso para la clase trabajadora», ya que Cádiz es una de las zonas que más ha sufrido la destrucción de empleo en las últimas décadas y es «vital» que se alcance un acuerdo «digno» para que la clase trabajadora deje de perder poder adquisitivo. La policía antidisturbios se desplegó en las calles de Cádiz.

El alcalde de Cádiz, José María González «Kichi», envió una carta a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, para que medie en el conflicto del sector del metal. Por su parte, la vicepresidenta segunda y Unidos Podemos expresaron su descontento por el uso de una tanqueta por parte de la policía.