Trabajadores del laminado en huelga indefinida; miles de personas se manifiestan en Port de Sagunt con los trabajadores

Cerca 5.000 personas salieron ayer a las calles de Port de Sagunt para protestar contra los planes de la dirección de Pilkington de despedir a 116 trabajadores y llevarse la producción de su planta de laminación a Italia. Pero, como subrayaron los sindicatos durante la protesta, esta situación es sólo «la punta del iceberg», ya que afecta no sólo a «una de las empresas más importantes de la zona», sino también a «la industria de la región» y a «todo el sector del automóvil».

La protesta, convocada por CCOO, UGT y CGT, ha arrancado a las 18 horas desde el Triángulo Umbral y ha recorrido las calles del Puerto de Sagunto para apoyar a los cerca de 116 trabajadores que pueden perder sus puestos en la fábrica en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con el que la empresa pretende cerrar la línea de laminados. La plantilla se encuentra en huelga indefinida hasta al menos el 3 de diciembre.

Pancartas y cánticos acompañaron un recorrido de algo más de 1,5 kilómetros encabezado por el comité de empresa y los trabajadores de la planta de Sagunt, seguidos por representantes sindicales de CC OO, UGT y CGT y representantes políticos y ciudadanos al final de la manifestación. «No a los despidos», «no al cierre de los trenes de lamina»

«Nos hemos sentido muy apoyados por la ciudad», ha manifestado el presidente del Comité de Empresa de Pilkington, Rubén López (CCOO).
«Es lo que nos hacía falta en este momento, que se escuche nuestra voz allá donde vayamos», ha añadido

Los secretarios generales de CC OO y UGT de la Comunitat Valenciana, representantes de CGT, políticos de todos los niveles, trabajadores de otras industrias de la región y representantes de múltiples colectivos sociales apoyaron la protesta con su presencia.