Casado asegura que el PP «juega limpio» y acusa a la izquierda de «embarrar»

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha negado este jueves que los populares estén detrás de una campaña para desmovilizar el voto de la izquierda, y ha asegurado que su partido «juega limpio» y son las formaciones de izquierda las que están tratando de «embarrar».


Más País denunció ayer ante la Junta Electoral Central (JEC) una campaña con la que se pretende desmovilizar el voto a las fuerzas de izquierda mediante mensajes para «generar descrédito» y favorecer, por tanto, a formaciones de derechas como el PP, Cs y Vox.

El líder de Más País, Íñigo Errejón, aludió a una información de eldiario.es que apunta a un empleado de la empresa del principal consultor electoral del PP como artífice de dicha campaña.


Críticas a Sánchez
«No estamos en la época de Medellín en la que los políticos teníamos que ir armados ni en la época mexicana en la que campaban los violentos a sus anchas, estamos en una revuelta de una minoría radical que hay que poner en su sitio, sin ambages, sin apaciguamiento ni debilidades», ha afirmado.

Casado también ha planteado una reforma de la Ley de Universidades para «evitar» casos como los vividos los últimos días en Cataluña con las huelgas universitarias, con medidas para defender la libertad de cátedra y que los rectores sean «menos equidistantes y se pongan del lado de los alumnos».


Durante su intervención, Casado también se ha pronunciado sobre las últimas propuestas presentadas por Sánchez, como el decreto de seguridad digital para frenar el independentismo, al considerar que el presidente «debería de estar más pendiente de la violencia actual en las calles» que lo que pueda suceder «dentro de unos meses o unos años».