Cuenta atrás para la «ley mordaza»: comienza su tramitación

Ley Mordaza - Represión de los movimientos sociales

Con una semana de retraso con respecto al calendario previsto originalmente, el Consejo de Ministros ha aprobado hoy el anteproyecto de Ley para la Protección de la Seguridad Ciudadana, conocida ya en la calle como “Ley de Inseguridad Ciudadana”,  “Ley Mordaza” o “Ley Anti-15M”.

Ley Mordaza - Represión de los movimientos socialesEl Gobierno ha dado luz verde a la tramitación de la nueva ley con algunas modificaciones del texto original, tras la ola de indignación generada en el conjunto de la sociedad civil, expresada tanto desde los sindicatos como desde asociaciones y movimientos sociales, que ya han llevado algunas protestas a la calle en contra del proyecto de ley del Gobierno del Partido Popular.

El documento presentado por el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, será estudiado por la Comisión de Interior el 10 de diciembre y posteriormente pasará al Senado para ser aprobado. Dada la mayoría absoluta del Partido Popular en la Cámara, no se espera que haya objeción alguna al texto, por lo que es difícil su regreso al Congreso para una nueva votación, lo que hará que la nueva Ley de Seguridad Ciudadana aparezca publicada en el Boletín Oficial del Estado en tan sólo dos meses, momento en el que entrará en vigor.

Con las modificaciones fruto de la revisión del borrador durante la última semana, pocas son las variaciones con respecto al inicial, limitándose a recolocar las acciones objeto de sanción de muy graves (sancionadas con hasta 600.000 euros) a graves (con sanciones de hasta 30.000 euros), quedando como muy graves 7 de las 21 originales.

El reglamento preparado por el Gobierno pretende multar con 30.000 euros, por ejemplo, a aquellas personas que intenten impedir un desahucio, la desobediencia pacífica a los agentes de la ley, la negativa a disolver reuniones pacíficas y otra serie de acciones que han llevado a cabo distintos movimientos cívicos en los últimos tiempos, como ya explicó este diario en su artículo “Camino al totalitarismo: las 10 protestas cívicas que el PP no quiere volver a ver”.