El plan de Trump de encerrar niños hispanos indefinidamente mientras les niega las vacunas es limpieza étnica

A pesar de que tres niños ya murieron de gripe mientras se encontraban bajo custodia estadounidense, la administración Trump ahora se niega a vacunar a los niños detenidos, según informa de The Independent. ¿Cuántos más morirán en jaulas?


Los informes de la autopsia mostraron que Felipe, de ocho años, Carlos de 16 años y Wilmer de dos años tenían gripe cuando murieron bajo la custodia de funcionarios de inmigración de Estados Unidos. Si finalmente se promulgan dos planes anunciados por la administración Trump esta semana, con total seguridad los niños hispanos encerrados es las jaulas de los campo sde concentración de Trump seguirán muriendo.

Dos razones han llevado a esta potencial catástrofe de salud pública. El primero de ellos, como era de esperar, es encarcelar a niños. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y Servicios Humanos y de Salud (HHS) anunciaron una nueva norma destinada a liberar al gobierno federal de cumplir con el Acuerdo de Flores. Flores fue diseñado para proteger a los niños bajo la custodia de las burocracias de inmigración de EE. UU. De las prácticas abusivas. Entre otras protecciones, requiere que los niños no sean retenidos en un centro de detención sin licencia por más de 20 días. Pero bajo la nueva regulación de Trump, los niños podrían ser retenidos indefinidamente mientras se procesa su caso de inmigración.

Segundo, negar a los niños encarcelados la vacuna contra la gripe. El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) emitió una declaración a CNBC diciendo que «debido a la naturaleza a corto plazo de la tenencia de CBP y las complejidades de operar programas de vacunación, ni CBP ni sus contratistas médicos administran vacunas a los que están bajo nuestra custodia
El plan de Trump de encerrar niños sin atención médica debería escandalizar a la ONU y a las autoridades europeas y sudamericanas