El uso de este tanque contra los huelguistas en Cádiz provoca la censura unánime de las izquierdas en el Congreso

Podemos se ha sumado al rechazo expresado por otros partidos de izquierda por el uso de tanques en Cádiz para reprimir las manifestaciones de los trabajadores del metal que han declarado una huelga indefinida.

Según laSexta, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, comunicó al presidente del Gobierno que el uso de estos vehículos reforzados «no es concebible» cuando se trata de protestas de trabajadores. El socio minoritario muestra así su malestar por el despliegue de las tanquetas de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, criticando los protocolos de los funcionarios de Interior.

De momento, el enfado expresado no va más allá, pero podría abrir un nuevo frente en el Gobierno de coalición con el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, como destinatario -una vez más- de las críticas del socio minoritario. Mientras que ni Díaz ni la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, se han pronunciado públicamente sobre las imágenes, el presidente de Unidos Podemos en el Congreso, Jaume Asens, sí lo ha hecho: ‘Sacar los tanques a la calle ante una huelga es un error. Le pedimos al ministro que no lo vuelva a hacer. Esta imagen es una provocación».

El grupo parlamentario ya había presentado una propuesta de declaración institucional de apoyo a los trabajadores del metal, en la que se pedía el rechazo a «cualquier tipo de criminalización» de este derecho y se proponía «garantizar e incrementar» la producción industrial en esta provincia.

Otros grupos como ERC y Más País también fueron muy críticos con esta respuesta policial. De hecho, Íñigo Errejón registró el lunes cuatro preguntas escritas al Gobierno. Entre ellas, interroga a Grande-Marlaska y le pregunta si cree que es «una respuesta legítima y correcta» a la huelga. También pregunta al Gobierno si defiende el derecho a la huelga de los trabajadores y si tiene previsto realizar una investigación interna sobre los «excesos» o «irregularidades» cometidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

«¿Y si en lugar de tanques el Gobierno trajera a Cádiz un plan de reindustrialización?», se preguntaba Errejón en Twitter.

Por su parte, el portavoz de los republicanos catalanes, Gabriel Rufián, se expresó a través de la misma red social con su habitual ironía: «Selfies para los fascistas en el barrio de Salamanca y tanques para los trabajadores en la Bahía de Cádiz».