Imputado un artista plástico por hacer una exposición contra la Iglesia

El juzgado de Instrucción número 2 de Toledo ha abierto diligencias contra la exposición ‘Pederoclastia’, del artista toledano Fernando Barredo, tras la denuncia de la asociación ultracatólica Abogados Cristianos, por presunta corrupción de menores. La organización había solicitado, como medidas cautelarísimas, la retirada provisional de las instalaciones. Sin embargo, en el auto se han rechazado dichas medidas.


Al anunciar la denuncia, la asociación recalcaba que “la instalación, que en principio se puede visitar hasta el próximo 15 de agosto, imita ornamentos propios del culto católico con figuras de niños en actitud sexual explícita”. Además, no descartan que puede ser “constitutiva” de delitos contra los sentimientos religiosos y también de “incitación al odio”. Tampoco han descartado tomar medidas contra el Círculo de Arte de Toledo, donde se exponen las obras.

Debido a que Fernando Barredo ha sido parte activa del círculo de Podemos en Toledo, la presidenta de la Asociación, Polonia Castellanos, ha recalcado que “son siempre personas o partidos vinculados con la izquierda más radical los que se empeñan en atacar a los cristianos y esto es algo que no se puede permitir”.

Debido a que se ha descartado retirar la muestra, Castellanos ha anunciado que recurrirán la decisión del juez porque consideran que es “ilógico” que se pueda seguir visitando la obra que “el propio juez considera que puede ser constitutiva de, al menos, un delito de corrupción de menores”.


El Círculo de Arte de Toledo acoge desde el 12 de julio la instalación ‘Pederoclastia’ del artista Fernando Barredo de Valenzuela, conocido como ‘Loc’, y que es coordinador de Toledo Laica, sección de Europa Laica en la provincia. Se trata de una composición tridimensional, de carácter escenográfico, y que según el autor, “denuncia la atroz pederastia practicada, consentida, encubierta y hasta premiada en el seno de la Iglesia católica de la que, en el caso español, no se ve más que la punta del iceberg, dado que la institución eclesiástica sigue ocultando la lista de casos denunciados ante su jerarquía”.

El artista ha puntualizado que la instalación “no arremete contra todos los sacerdotes, sino sólo contra los que han abusado sexualmente de niños, o les han violado vilmente mientras sus prelados les han encubierto, limitándose a cambiarles de parroquias cada vez que ha estallado un escándalo, con lo que se les brinda la ocasión, siempre aprovechada, de seguir violando niños en otras zonas”, según informó el Círculo de Arte.


La exposición denuncia “la abyecta pederastia de los miles de ‘socerdotes’ que han violado a niños en la más absoluta impunidad, y a los obispos, cardenales y papas que han hecho lo mismo o lo han encubierto sistemáticamente, institucionalizando semejante aberración con silencio sepulcral y abuso de posición dominante gracias al franquista concordato España-Vaticano que tanto prometen derogar políticos como Pedro Sánchez o Pablo Iglesias cuando están en precampaña electoral, y tanto olvidan luego poner en sus programas electorales para no tener que cumplirlo”, según recalcaba el autor.