José Mujica se despide de la política con una emotivas palabras: «En mi jardín hace décadas que no cultivo el odio; el odio termina estupidizando»

Pocos personajes en el mundo pueden tener una vida como la de José Pepe Mujica, una historia digna de película que pasó de empuñar un fusil en pos de un sueño guerrillero a abrazarse a la democracia más estable de Sudamérica e irse por las escalinatas del emblemático Palacio Legislativo a los 85 años y con el reconocimiento de todos.


Este martes, tras lo que él describió en más de una oportunidad como «un largo viaje», Mujica decidió renunciar a su escaño en el Senado uruguayo tras una jornada cargada de emoción, lágrimas, aplausos y recuerdos. Es su adiós definitivo a la política; Mujica pronunció un discurso muy emotivo e inteligente, cargado de mensajes demoledores y dignos de recordar, sobre todo su frase final: «Triunfar en la vida no es ganar, triunfar en la vida es levantarse y volver a empezar cada vez que uno cae».

La llegada de Mujica al poder no pasó inadvertida. Su perra de tres patas, su humilde escarabajo celeste, la finca en la que vivía, el hecho de donar su sueldo o de presentarse a un evento protocolar con alpargatas hicieron que su figura fuera vista con singular curiosidad en el mundo.

Además, su gobierno se aprobó leyes como la despenalización del aborto, el matrimonio igualitario y la legalización de la marihuana, que pusieron a Uruguay en la órbita internacional.

La popularidad de Mujica junto a sus discursos, que eran más filosóficos que políticos, hicieron que se transformara en una de las personalidades más influyentes de Latinoamérica en el siglo XXI.