Juan Carlos I confirma que se fue a Abu Dhabi para «no perjudicar a la corona»

Juan Carlos I se ha confesado con la escritora francesa Laurence Debray en un libro dedicado a él, cuyos extractos se publicaron en la revista «Paris Match». Entre otras declaraciones, el rey emérito, que vive en Emiratos Árabes Unidos desde agosto de 2020 tras ser investigado por la fiscalía del Tribunal Supremo por supuestos asuntos irregulares en el extranjero, admitió que eligió este país del Golfo Pérsico porque desde allí no molesta la corona.

«¿Por qué aquí?», se pregunta Debray, que ha escrito un libro sobre el monarca. El rey de 83 años, que abdicó el trono en favor de su hijo en junio de 2014, respondió: «desde aquí, no molesto a la Corona».

La revista divulga pocos detalles sobre el libro, que llegará a las librerías francesas el 6 de octubre, en el que Debray asegura haber mantenido conversaciones telefónicas con el emérito en otoño de 2020 y haber intercambiado algunos mensajes por WhatsApp mientras estaba encerrado, antes de visitarlo en Abu Dhabi la pasada primavera.


Sin embargo, Paris Match publicó el martes un retrato de Juan Carlos, con camisa blanca, chaqueta azul y la bandera española en la solapa, así como fotos de la mansión donde vive en una de las islas del emirato.

La escritora, hija del filósofo Régis Debray -amigo de Fidel Castro y François Mitterrand, que fue detenido con el Che- cuenta que Juan Carlos cuenta con la ayuda de cuatro guardaespaldas españoles y una pareja filipina que se encarga del servicio y la cocina.

Se acuesta temprano y se levanta a las 7 de la mañana todos los días, hace algo de gimnasia para cuidar su envejecido cuerpo, sometido a una veintena de operaciones, incluido el triple bypass de 2019, y lee todos los periódicos españoles en su móvil o tablet. A veces, uno de sus guardaespaldas la acompaña a la piscina para continuar su rehabilitación.

El resto del tiempo, dice, lo pasa en largas conversaciones con sus abogados o con los pocos amigos que no le han dado la espalda.

Cuando Debray le pregunta si piensa volver, el emérito sólo responde: «Bastaría con coger el avión». Juan Carlos reconoce que lo que más echa de menos de España es «la comida», aunque reconoce que un amigo le envía jamón serrano.

Recibe regularmente la visita del emir de Abu Dhabi, que también es presidente de los Emiratos Árabes Unidos y cuyo padre era un gran amigo, así como de personas cercanas al soberano. Sus hijas le visitan tres o cuatro veces al año, pero Felipe VI, el actual rey, ha roto todo contacto con él. Debray le invita a luchar para salvar su legado y el emérito le responde: «Las instituciones que dejé tendrán que ser suficientes. Hablan por sí mismas. Pero es cierto que es más fácil destruirlas que construirlas.


La Fiscalía ha abierto varias investigaciones sobre Juan Carlos I. El principal tiene que ver con el cobro de 65 millones de euros (77 millones de dólares) por supuestas comisiones en las obras del tren de alta velocidad Medina-La Meca (Arabia Saudí), del que se encargó un consorcio de empresas españolas, y que donó en 2012 a su íntima amiga, Corinna Larsen.

La fiscalía también está investigando si recibió donaciones no declaradas y si ocultó fondos en paraísos fiscales. Al mismo tiempo, la Hacienda española está comprobando si dos regularizaciones fiscales realizadas por el Rey Juan Carlos se ajustan a la ley.