El PSOE de Sánchez continúa por la misma senda contraria a Podemos y reafirma su voto a favor del TTIP canadiense

La llegada de Pedro Sánchez y su nueva ejecutiva no ha traído vientos nuevos al PSOE en lo referente a los polémicos tratados internacionales que ha venido apoyando hasta ahora y que tienen el rechazo de Unidos Podemos y multitud de sindicatos, ONG y colectivos sociales, y ha vuelto a votar esta mañana en el Congreso junto a PP y Ciudadanos a favor del CETA, el tratado de libre comercio con Canadá considerado por sus detractores como el “caballo de Troya del TTIP”.

>

De hecho, la portavoz adjunta de Podemos en la Comisión de Exteriores, Sònia Farré, ha llamado este martes al PSOE a dar marcha atrás en su apoyo al CETA ahora que ha elegido un nuevo secretario general, Pedro Sánchez, que considera que «el capitalismo neoliberal actual es descarnado y socialmente insostenible» y un «adversario principal», y ha aludido, sin mencionarla, a De Frutos y la corriente en el PSOE opuesta al CETA.

Sin embargo, el portavoz del PSOE en la comisión, Ignacio Sánchez-Amor, ha asegurado que la posición socialista sobre el acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá es “hartamente conocida” y que no ha variado.

Podemos ha pedido una votación separada de este punto y ha avisado al PSOE de que, «si se apuesta por el comercio y la inversión al servicio de un empleo decente y sostenible, un PSOE de izquierdas, feminista, ecologista y juvenil debería votar no a esta nueva receta neoliberal que es el CETA».

>
El «espíritu deportivo» del PSOE

El portavoz socialista le ha respondido que el PSOE está dispuesto a recibir «consejos de todo el mundo con espíritu deportivo» pero que, para darlos, Podemos debe primero «pasar de su fase adolescente y decir de una vez si cree o no en el proyecto europeo».