Una niña de 11 años lee un manifiesto en una manifestación de Vox en el que avisa de que el Gobierno le adoctrina en las aulas para el «advenimiento comunista»

Unas veinte personas, incluidos varios políticos del partido político Vox y todos ellos con máscaras faciales con la bandera española cosida, han convocado este domingo en Murcia en el mitin convocado por la ‘Asociación Libertas Sui Iuris’ y la ‘Asociación para El futuro de nuestros hijos en protesta por la gestión de la crisis de coronavirus llevada a cabo por el Gobierno y «el mal llamado estado de alarma».

El pico de la concentración, que tuvo lugar desde el mediodía en la Plaza de Santo Domingo, tuvo lugar cuando una niña de 11 años fue nombrada para leer su manifiesto. Isabela Carolina del Escorial, como se ha presentado, ha causado más que una mirada de controversia entre algunos de los participantes, quienes se han preguntado si una niña de su edad era la portavoz apropiada para referirse a temas como el presunto «adoctrinamiento comunista» en el aulas por parte del gobierno central o esto no incurrió en una clara contradicción.


El manifiesto comenzó con referencia al ingreso mínimo, que según la carta leída por esta niña de 11 años es una clara señal de que el Gobierno está preparando el terreno para «el advenimiento de un régimen comunista». «Una persona podría registrarse como un buscador de trabajo para cobrar el ingreso mínimo con la intención de no trabajar en su vida», dijo Isabela ante la mirada atenta y emocionada de su padre, quien resolvió que el ingreso mínimo es en realidad «vida» para lo cual pone a «cada persona un desincentivo para trabajar y volverse más vago y serlo durante toda la vida».

El plan del gobierno central, dice el manifiesto, es hacer que las personas dependan de él, para que no voten por otros partidos que puedan poner en peligro «sus ingresos de por vida al no trabajar» y convertirlos en «ovejas sumisas» después de mostrar su rechazo. De las diferentes acciones de las administraciones en la gestión de la crisis de salud del coronavirus, los manifestantes se han disuelto sin mayor incidencia.