Vox se estrena en el Senado apoyando la violencia contra los homosexuales en el deporte

Las políticas machistas y discriminatorias y el discurso del odio de Vox ya se han hecho notar en el Senado, donde el partido de extrema derecha tiene presencia desde los resultados de las pasadas elecciones autonómicas andaluzas.

El senador de Vox Francisco José Alcaraz se ha negado este miércoles a firmar en el Senado una declaración institucional que el resto de grupos querían llevar al Pleno para su aprobación, y en el que la Cámara se adhería, por el ‘Día contra la LGTBIfobia en el Deporte’, a los objetivos del primer Congreso Deporte y Diversidad.

Según fuentes parlamentarias, Alcaraz no ha querido firmar ese texto por lo que ha roto la unanimidad en el seno del Grupo Mixto, en el que se ubica, y ha impedido así que la declaración fuera firmada por el grupo.

La declaración institucional, que finalmente ha decaído, defendía que la Cámara Alta estaba de acuerdo con “denunciar y penalizar socialmente comportamientos LGTBIfóbicos, machistas, xenófobos y discriminatorios en el entorno del deporte”.

Además abogaba por acabar con la violencia física o verbal en los espacios deportivos, especialmente por cuestiones relacionadas con la diversidad sexual y de género. También pedía equiparar el reconocimiento público de las deportistas femeninas respecto a los masculinos, garantizar la actividad deportiva de las personas trans e intersexuales o reconocer la realidad sexoafectiva como un elemento enriquecedor.

Discurso del odio

Para la senadora de Podemos Vanessa Angustia, Vox fomenta con esta decisión “un discurso del odio que atenta contra la legalidad vigente”, y ha resaltado que le preocupa “la deriva de PP y Cs, que parecen seguir el paso que marca la ultraderecha”.

“Nosotras estaremos siempre defendiendo los derechos fundamentales, la democracia y la convivencia”, ha apostillado, para añadir que durante esta legislatura han trabajado en esta línea y han presentado una Ley Integral LGTBI y una Ley Estatal Trans.

Por su parte, la senadora de Ciudadanos Lorena Roldan, que pertenece también al Grupo Mixto, ha señalado que ninguno de lo senadores tenía reparo en firmar esa declaración salvo Alcaraz, que se ha negado a firmarla y ha impedido así que salga adelante. El reglamento del grupo impide que este tipo de documentos se aprueben sin unanimidad.

Para Roldán, todos los puntos de la declaración eran asumibles, y ha señalado que el senador de Vox tendrá que dar las explicaciones oportunas. Además, le ha echado en cara que no se haya posicionado durante las votaciones de las diferentes mociones en el Pleno, pero sí lo haya hecho al negarse a apoyar la declaración institucional.