Yolanda Díaz, la Ministra de Trabajo que podría ser la primera presidenta de España

La abogada laboralista Yolanda Díaz (La Coruña, 1971), es la actual Ministra de Trabajo desde enero de 2020, y desde marzo de 2021, futura vicepresidenta tercera del Gobierno. Yolanda Díaz Pérez, que fue la Coordinadora Nacional de Esquerda Unida hasta 2017, también ha ejercido como diputada por La Coruña en el Parlamento de Galicia (201-2016), y diputada en las Cortes Generales durante la XI, XII y XIII legislaturas (2016-2019).

Díaz se licenció en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela y posteriormente estudió tres másteres: uno en Recursos Humanos, otro en Relaciones Laborales y un tercero en Urbanismo. Además, también realizó formación complementaria en Seguridad Social, contratación laboral, administración y poder político y sobre género.

Al finalizar sus estudios, Yolanda Díaz empezó colaborando con varios despachos de abogados hasta formar el suyo propio en Ferrol. Durante su carrera como letrada abordó diversas cuestiones y problemáticas laborales, y fue asesora de la cofradía de pescadores y mujeres. En el año 2007 fue elegida concejala del Ayuntamiento de Ferrol, donde formó un Gobierno de coalición con el PSOE y ejerció como teniente de alcalde. En el año 2012 salió elegida diputada en el Parlamento de Galicia, donde ejerció de viceportavoz hasta las elecciones generales de 2016, donde resultó elegida para representar en el Congreso de los Diputados a las gallegas y gallegos. Desde entonces ocupó varias portavocías en Comisiones como Industria, Comercio y Turismo; Comisión de Economía, Industria y Competitividad; portavoz adjunta de la Comisión de Empleo y Seguridad Social; portavoz adjunta de la Comisión de Política Territorial y Función Pública, así como Portavoz de la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos Pacto de Toledo, además de portavoz del Grupo Unidas Podemos-En comú Podem-Galia en Común.

Firme defensora de la suma de distintas fuerzas políticas en la izquierda, Yolanda Díaz fue en 2012 una de las precursoras de Alternativa Galega de Esquerda (AGE), coalición integrada por Anova, Equo y Esquerda Unida, que tuvo gran éxito y sentó las bases de “las mareas” en tierras gallegas. Para esta iniciativa, la política ferrolana contrató como asesor a un entonces desconocido Pablo Iglesias, que más tarde lideró su propio espacio político en Podemos.
En junio de 2017 deja de ser coordinadora nacional de EU, relevándola en el cargo Eva Solla. Abandonó su militancia en Esquerda Unida en octubre de 2019, tras la negociación fallida de investidura, descontenta con la posición de IU en la misma. Sin embargo, continuó militando en el PCE.
En enero de 2020, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la designó ministra de Trabajo y Economía Social con motivo de la formación de un gobierno de coalición entre el PSOE y UP. Como ministra de Trabajo participó en la negociación que consiguió una subida del salario mínimo interprofesional en España hasta los 950 euros, además de la derogación del despido laboral por baja médica. También intervino en el envío de inspecciones de trabajo al sector agrario para supervisar las condiciones laborales de los trabajadores de este sector. Además, durante la pandemia provocada por la Covid 19, hizo prohibir los despidos y estuvo al frente de la tramitación de los ERTES.