MANUAL DE HOMODEFENSA CONTRA VOX

Para ser positivos, una de las ventajas del auge de la extrema derecha es que dirán alto y claro esas frases homófobas que muchas veces triunfan en nuestra sociedad, ya sea porque alguien es fascista, ignorante o tiene falta de personas con las que corroborarlas.

Para el primer grupo, no te molestes, tu tiempo es muy válido; para el segundo, te deseamos lo mejor; y para el tercero va este artículo: vamos a darte armas para salir airoso de cualquier chorrada homófoba que los trifachitos hayan repartido por ahí.

Aquí van algunas de las frases más homófobas soltadas por VOX (*) y cómo defenderte:

1. «Somos partidarios de quitar las banderas y panfletos de gays y de lesbianas, porque cada uno, su orientación sexual, en su casa y en su cama»

Si quitamos banderas, las quitamos todas y así cada uno que sea español en su casa. El orgullo (patrio), en tu casa y en tu salón: cuando gane la selección, por favor, celebrad que sois españoles y mucho españoles en casa, que a mí no me importa, es más, me molesta encontrarme ciudades preciosas llenas de telas a las que no han sido ni capaces de pasarle una plancha.

En cuanto a la orientación sexual en casa y en la cama, pues lo mismo, que sea para todos: a ver, por qué tengo que tragarme que me cuentes en la pausa del trabajo tu excursión con los niños en el parque temático de turno y yo tener que decir: «me fui con alguien», «este restaurante es perfecto para una velada romántica por lo que me han contado, ya que yo, fuera de mi casa y de mi cama, está mal visto que tenga vida propia».

Vamos, que hay una cosa que se llama normalidad y/o naturalidad, que consiste en moverme por la vida y relacionarme con los demás igual que hace todo el mundo.

2. «Ser gay es una confusión pasajera, lo bueno y correcto es tener madre y padre»

Pues la confusión me lleva durando 43 años, que son los que tengo, y menos mal que estoy confundido, porque, a rasgos generales, soy bastante feliz. El día que se me vaya la confusión y me oriente lo voy a flipar.

Las ventajas de tener padre y madre son bien sabidas por todos: solo desde que existen las familias monoparentales y con padres/madres homosexuales hay gente desequilibrada y malvada por el mundo; vamos, de hecho, si fuéramos por las cárceles, estoy convencido de que no encontraríamos a nadie criado por su padre y por su madre como dios manda, han sido todos criados por el mal en forma monoparental homosexual.

3. «Los actos del «orgullo gay» son una imposición ideológica, vulneran derechos de los vecinos, normativas municipales, y se malversan bienes y dinero de titularidad pública»

Según datos de la Delegación de Gobierno de Madrid (sospechosa de revolucionaria bolchevique), 400.000 fueron los asistentes a la manifestación estatal del Orgullo en 2019. Ciñéndonos solamente a esto, tenemos dos opciones: dejamos a estas 400 mil personas que se junten en una calle, a una hora, y que sea lo que dios quiera, o ya sabiendo que se van a juntar, pues ponemos medios y policía municipal para gestionar la movilidad y que afecte lo menos posible, cuerpos de seguridad para garantizar la seguridad de los allí congregados, gastamos dinero municipal para poner vallas y así facilitar el movimiento, etc… Vaya, medidas que se toman para esas «ocasiones especiales» en las que se juntan 400 mil personas: celebración de victorias deportivas, manifestaciones del día nacional, huelgas generales, etc… Si consideramos que la calle es de todos, es de todos.

En cuanto a la malversación, hay una cosa llamada juzgados donde denunciarla, es como si gastaras dinero público en montar un referéndum ilegal y te metieran en la cárcel… (ehm…¿esto no ha pasado ya?).

4. «Si mi hijo dijera que es gay, trataría de ayudarle. Hay terapias para reconducir su psicología»

Primero, es muy posible que tu ayuda sea como una pizza que aparece de golpe, nadie la ha pedido. Cuando yo le dije a mis padres que era gay les estaba informando, no pidiéndoles ayuda, más que nada porque no la necesitaba, pero, ¿y si hubiera hecho falta o la hubiera pedido? Pues muy fácil, existen unas cosas llamadas facultades de Psicología de las que, ¡oh, sorpresa!, salen psicólogo/as, esos profesionales de la salud mental que se agrupan en colegios profesionales.

Así que, padre o madre de un hijo/a gay: si lo necesitan, anímense y busquen un profesional colegiado (esto es muy importante), que les ayudará a reconducir su psicología para ayudarles a querer a su hijo/a tal y como es, también reconducirá la psicología de ese gay que han criado para ayudarle a sobrellevar tener semejantes padres y facilitarle el camino a su felicidad.

5. «Los homosexuales tienen pene y las lesbianas tienen vulva, y que no te engañen que a todo el mundo le importa eso un carajo»

Qué gran nivel de parodia del autobusito aquel, qué nivel hay en el partido ese, humor inteligente del bueno. En términos estadísticos, «a todo el mundo» significa el 100% de la población. Me importa un carajo que a usted, como hombre blanco, heterosexual (nunca se sabe) y cisgénero, esto le dé igual, pero para mucha gente es algo que marca sus vidas. Yo soy hombre homosexual con pene y muy feliz, pero a mí sí me importa que haya mujeres lesbianas con penes felices, mujeres heterosexuales con pene felices, hombres homosexuales con vulva felices, etc… Me preocupa la felicidad de mis congéneres, soy así de rarito.

Igualmente no se preocupe, esto no funciona como ‘pongo uno, quito otro’, usted puede seguir siendo un hombre heterosexual con su pene, nadie se lo va a quitar, vivimos y dejamos vivir.

6. ¿Por qué los gays celebran tanto el día de San Valentín si lo suyo no es amor, es solo vicio?

Primero, ¿que celebramos qué? San Valentín se inventó para que alguien les recordara a esos esposos franquistas que estaban todo el día fuera trabajando (o eso decían), mientras su mujer estaba abnegada en casa con la pata quebrada, que hicieran el favor de tener un detalle con su señora para que dejara de sentirse esclava por un día. Pero nosotros, como montamos relaciones de igual a igual, pues solemos hacerle poco caso a estas efemérides.

Es muy recomendable el documental «Los Invisibles. Homosexualidad en la vejez», donde encontrará casos de parejas que han estado juntas desde la dictadura hasta hoy. Más de 40 años juntos mantenidos a base de sexo, drogas y vicio, el amor no ha tenido nada que ver.

Hay muchas más frases que dejaremos para una segunda parte, pero no quería acabar sin mi favorita de Rocío Monasterio sobre el orgullo gay:

7. «Cuando unos padres salen a la calle del portal de su casa no tienen por qué encontrarse con ese espectáculo»

A ver, señora, a lo mejor no sabe que hay, por ejemplo, valencianos y valencianas que no soportan las fallas, odian todo lo que tenga que ver con ellas y les molesta encontrarse con una cosa enorme, colorida, tirando a cursi, en el portal de su casa, y cómo lo solucionan le va a sorprender mucho: se van de Valencia del 15 al 19 de marzo, ya sea vacaciones, a la casa de la abuela en el pueblo, etc.

Esto me lleva al punto anterior sobre hacer uso del espacio público de una manera ordenada y regulada. Esas escenas que tanto le molestan no son cada fin de semana ni a todas horas. A mí también me molestan ciertas banderas, las personas con un cucurucho en la cabeza que me recuerdan al Ku Klux Klan en primavera, el ejército desfilando el 12 de Octubre, etc. Pero así y todo, lo respeto, simplemente intento que me afecte lo menos posible, porque entiendo que el espacio público es de todos y hay una cosa que se llama convivencia.

¿Que a mí me molesta y me da miedo que vaya vestida con un cucurucho y no le vea ni la cara y a usted le repugna que yo vaya semidesnudo celebrando con otras personas que sobre mi cuerpo mando yo? Pues en Semana Santa yo me quedo en mi casa viendo Ben-Hur y el día del Orgullo usted se queda en su casa viendo Ben-Hur (pobre Massala, qué enamorado estaba…).

*Todas las frases son fácilmente contrastables en tweets y entrevistas a medios de miembros de VOX, no las publicamos para no dar más visitas a sus redes sociales.


more recommended stories