Choque de manifestaciones ante el juicio del ‘procés’: Neonazis de Hogar Social y Falange intentan evitar la marcha de familiares y simpatizantes de los presos

El inicio del juicio a los presos del ‘procés’ este martes en el Tribunal Supremo ha estado marcado por un fuerte despliegue policial y la confrontación entre dos grupos de manifestantes: de un lado, los simpatizantes de los enjuiciados y, del otro, la ultraderecha de Hogar Social y Falange, con momentos de tensión en los que han tenido que intervenir las unidades policiales.

Antes del juicio, en las proximidades del Tribunal Supremo, fuertemente custodiado y cerrado por vallas policiales en las calles aledañas, se han concentrado varias decenas de políticos, familiares y simpatizantes de los presos independentistas, hasta la llegada poco antes de las 9.00 horas del presidente de la Generalitat, Quim Torra, y de figuras políticas destacadas del movimiento independentista, como Joan Tardá, Roger Torrent o Gabriel Rufián.

Tras la foto de rigor, la pequeña concentración, con lazos amarillos, alguna bandera republicana y una pancarta de lema “Decidir no es delito”, se ha puesto en marcha pacífica en dirección a Colón hasta llegar a la calle Génova, rodeado de un fuerte despliegue policial, sin cortar en ningún momento el tráfico.

En su recorrido, los manifestantes han sido increpados por ciudadanos anónimos que hacían deporte por la zona y también por algún conductor. Tocando el claxon, un transportista de una empresa de mudanzas se ha parado y gritado bajando la ventanilla: «Golpistas a la cárcel, a mamarla».

Choque con Hogar Social y Falange

Pero ha sido al subir por la calle Génova cuando se han producido los momentos de mayor tensión: en la acera de enfrente se estaban manifestando medio centenar de personas con banderas y simbología de los grupos de extrema derecha y neonazis Hogar Social y Falange.

La comitiva independentista ha quedado bloqueada por un cordón policial y los manifestantes fascistas han comenzado a proferir insultos y corear consignas como «Golpistas a prisión», “Viva España” o “A la cárcel” o “Terroristas”.

Los manifestantes que acompañaban a los políticos catalanes han contestado cantando a favor de la libertad de los presos o consignas como «Ilegalizar al Partido Popular», con un cordón policial todo el tiempo entre ambos grupos.

Tras los minutos de tensión vividos en Génova, la marcha ha vuelto a descender Recoletos rodeada constantemente de insultos de viandantes, como “gilipollas” o “panda de piojosos”.


more recommended stories