La UE llama al diálogo político en Cataluña pero justifica el “uso proporcionado de la fuerza” para sostener el Estado de Derecho

El primer debate parlamentario sobre el tenso panorama en Cataluña ha tenido lugar en el Parlamento Europeo en la tarde de este miércoles, donde en apenas una hora y sin la participación de parlamentarios españoles, los líderes de los grupos políticos europeos han expresado su opinión.

>

«Entendemos que la gente quería expresar su punto de vista. El derecho de expresión es un derecho esencial para todos los ciudadanos europeos y españoles. Pero una opinión no es más válida que otra porque se diga en voz más alta», ha dicho el holandés al comienzo del debate, y ha sostenido que “el respeto al Estado de Derecho no es una opción, es algo fundamental”.

Intervenciones de los grupos políticos europeos

Tras la apertura del debate por parte de Timmermans, han hablado los líderes de los diferentes grupos políticos europeos y todos han insistido en que es necesario que haya diálogo.

Desde el PP europeo, el conservador Manfred Weber ha hablado de “un Gobierno irresponsable” que “está sangrando al país”. “La situación está muy clara. Nadie, ni el Gobierno catalán, puede saltarse la ley. Los derechos de todos los ciudadanos han de ser respetados. El referéndum no es válido”.

>

La violencia ha sido condenada con más contundencia por los Verdes que han considerado de “inaceptable” este uso de la violencia “desproporcionado e injustificado, independientemente de lo que se piense sobre el referéndum”. Su líder, Ska Keller, ha señalado el fracaso de la gestión de Rajoy en el conflicto catalán, recurriendo a la policía y a los jueces, “pero los policías y los jueces no pueden resolver un problema político”. También ha instado a la UE a no quedarse al margen y a la responsabilidad europea: “No sabemos lo que va a pasar mañana. La situación se puede agravar, así que tenemos que hacer lo que esté al alcance de nuestra mano para evitar esa escalada”.

El representante de la Izquierda Unitaria, Patrick Le Hyaric, también ha condenado duramente la violencia del domingo y ha acusado a la UE de mirar hacia otro lado, pidiendo su mediación como responsable de la protección de los derechos fundamentales. Las primeras víctimas “no van a ser los dirigentes sino los ciudadanos”, por lo que ha llamado a un debate en profundidad de la cuestión para alcanzar un compromiso para que los ciudadanos puedan expresarse dentro del marco constitucional.

Tras escuchar las intervenciones de los eurodiputados, Timmermans ha vuelto a tomar la palabra para advertir de que el Estado de derecho es la garantía de que todos los ciudadanos tienen un trato igual ante la ley.

En este sentido, ha opinado que los «nacionalismos populistas» creen que pueden usar la democracia como un «arma» que se puede emplear contra el Estado de derecho, porque «al ser una mayoría, la minoría ya no existe».