Un policía recomendó a la supuesta víctima de abusos del exdiputado de Vox Fernández Roca que no denunciara

La madre de la presunta víctima del ex diputado de Vox Carlos Hugo Fernández-Roca, acusado de abusos sexuales, declaró ante el tribunal que después de que su hija le contara la supuesta agresión sexual habló con un diputado de Vox para pedir explicaciones al líder del partido, Santiago Abascal.


El exdiputado se enfrenta a una pena de cinco años de prisión por haber violado presuntamente a una mujer de 23 años en su propia casa el 7 de noviembre de 2020. Tras conocer la imputación, abandonó el Congreso de los Diputados en noviembre de 2020 para perder su inmunidad y demostrar ante la justicia ordinaria que es «inocente».

«No he hecho absolutamente nada», dijo ayer el acusado a preguntas del fiscal. Según su versión, la joven estaba obsesionada con el partido y buscaba un beneficio profesional para conseguir un puesto.

La víctima dijo ayer que «nunca» pidió ingresar en el partido y que también le ofrecieron cargos en Albacete, que rechazó. Según su relato, el mismo día de la agresión acudió a una comisaría para denunciar la agresión, pero un policía le aconsejó que no lo hiciera porque sufriría en el proceso. Luego fue a un hospital y obtuvo un informe médico por una laceración vaginal.

En la sesión del jueves compareció la madre de la niña y dijo que su hija le contó lo sucedido tres días después del incidente a través de una videollamada. Le aconsejó que denunciara el incidente. «Desde entonces está en tratamiento psicológico y psiquiátrico», dijo, indicando que se le ha diagnosticado un trastorno límite de la personalidad.


«No hubo actos sexuales consentidos», dijo en respuesta a las preguntas del abogado defensor. Tras conocer los hechos, la madre se puso en contacto con una diputada de Vox y le dijo que quería hablar con el líder del partido, Santiago Abascal, para pedirle explicaciones. Según su testimonio, recibió «buenas palabras» pero nada concreto.

«Quería defender y proteger a mi hija», dijo el testigo, que se quejó de la presencia de periodistas en la sala, a lo que la presidenta de la Sección 15, Pilar Abab Arroyo, respondió que era una consecuencia de «vivir en un Estado democrático».

El abogado de la defensa la interrogó sobre un informe psicológico en el que se enumeran nueve incidentes de la víctima, uno de ellos cuando era menor de edad en el colegio debido a las burlas de sus compañeros.


También declaró la persona que presentó a la denunciante al exdiputado acusado. El testigo conoció a la chica en un retiro espiritual con su marido, el diputado de Vox Rodrigo Jiménez Revuelta.

La mujer dijo que quería ser concejala de Vox y que la veía como una persona «trastornada». El testigo comió días antes de la supuesta agresión sexual con la denunciante y su marido, durante la cual la joven sacó la declaración de bienes del acusado, lo que les llamó la atención.

«Estaba obsesionada con Carlos. Ahora entiendo cosas que entonces no entendía. Es una persona muy engañosa», dijo. «Debo ser al menos la esposa de un ministro», le dijo.

UN POLICÍA LE ACONSEJÓ QUE NO PRESENTARA CARGOS
Otro de los amigos de la denunciante dijo que, tras acudir a la comisaría horas después del incidente, un policía les aconsejó que fueran al médico y que no denunciaran los hechos, tal y como dijo ayer la víctima en su declaración.

En su declaración ante el tribunal, el diputado de Vox Rodrigo Jiménez aseguró que la joven le dijo tras la agresión que Carlos se había pasado y que estaba muy alterada, pero dijo que «nunca» le dijo que la habían violado ni que Carlos la había forzado.