Muere acuchillada por su expareja días después de que dos policías ignorasen su denuncia como violencia machista

Sacramento Roca había denunciado a su expareja por acoso después de que le pinchara las ruedas de su coche y difundiera ofertas falsas de sexo por parte de ella en carteles con su número de teléfono, pero los policías que la atendieron no consideraron que se trataba de violencia machista y que su vida podía estar en peligro, por lo que no tramitaron medidas de protección.

Días después, la mujer, de 36 años de edad, fue asesinada por su expareja a cuchilladas con un machete. Los hechos ocurrieron la tarde del 16 de noviembre del año pasado en Palma de Mallorca, en el interior de la tienda de muebles en la que la víctima trabajaba, de la que su agresor salió huyendo. El asesino, Rafael Pantoja, fue detenido poco después en una calle cercana al establecimiento.

Aunque la Policía Nacional abrió un expediente disciplinario por una falta grave a los dos agentes que ignoraron la llamada de auxilio de Sacramento Roca y tramitaron su queja simplemente como un posible delito de daños, el expediente aún se encuentra en fase de instrucción y no se ha resuelto ninguna sanción, que, en todo caso, sería finalmente de suspensión de funciones de entre cinco días y tres meses.

Por otro lado, un juzgado de instrucción sí había tomado en cuenta la denuncia de la víctima como un caso de violencia de género, y la había remitido a un juez especializado en violencia contra la mujer, pero este devolvió el caso a la Policía y la dilatación del proceso burocrático, que tardó más de una semana, no permitió evitar el asesinato.

Unos hechos que señalan las fallas del sistema, tanto policial como judicialmente, a la hora de proteger a las mujeres víctimas de violencia machista.

 


more recommended stories