Violencia machista en el confinamiento: una mujer asesinada y otra con intento de degüello desde el encierro por la crisis del coronavirus

El confinamiento por la crisis del coronavirus genera situaciones de horror para las mujeres que se ven forzosamente encerradas las 24 horas del día con sus maltratadores. En los últimos días se han dado ya dos casos de violencia machista: el de la muerte de una mujer en Almassora, en Castellón, y un intento de degüello en Sevilla de otra mujer, han llevado a Victoria Rosell, delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, a publicar una guía para las víctimas de la violencia machista durante el estado de alarma.

En Castellón, un hombre asesinó a su pareja de 35 años delante de sus dos hijos menores de edad en su domicilio, situado en la zona costera de este municipio.

Según han confirmado fuentes del Ayuntamiento de Almassora, los hechos ocurrieron en el domicilio familiar situado en el camino Om Blanc (cercano al Polígono del Serrallo) y, tras acabar con la vida de su pareja, se entregó a las 8.25 horas de este viernes en el cuartel de la Guardia Civil de Almassora, donde confesó que la noche anterior había matado a su pareja.

Se trataría de la víctima número 17 de violencia machista en lo que va de año, y la primera desde la declaración del estado de alarma como consecuencia de la crisis del coronavirus.

El segundo caso es el de una mujer en la barriada de La Macarena de Sevilla, que ha sido agredida con arma blanca en el cuello por su pareja, quien se ha autolesionado después cortándose ambas muñecas. La mujer se encuentra en estado grave en el hospital Virgen Macarena.

Un vecino de la barriada de La Macarena ha agredido con un arma blanca a su mujer, que se encuentra herida grave en el hospital Virgen Macarena, y se ha autolesionado posteriormente. Él también ingresó, aunque en diferente hospital, en el Virgen del Rocío, y ha sido trasladado a las dependencias de la Policía Nacional de Sevilla para tomarle declaración.

Los hechos ocurrieron a las 3:10 horas de la madrugada, en la planta baja de un bloque de la calle Torreblanca y fueron los vecinos los que alertaron al 112, servicio que dio aviso a su vez al Instituto Andaluz de la Mujer. El varón tiene 32 años y la mujer 46 y eran pareja sentimental.